El amor siempre vence a pesar de todo (+18)

Autor: isakristen
Género: Romance
Fecha Creación: 17/01/2013
Fecha Actualización: 16/04/2022
Finalizado: NO
Votos: 142
Comentarios: 469
Visitas: 287720
Capítulos: 39

Summary: Dos poderosas familias de la mafia enfrentadas desde hace generaciones por dominar la ciudad. Pero serán las hijas Charlie Swan: Rosalie, Alice e Isabella y los hijos de Carlisle Cullen: Emmett, Jasper y Edward quienes decidan que ya era hora de acabar con ese absurdo enfrentamiento Sin ser consciente del horror que se desataría al final, al enfurecer al que creían su mayor aliado.

 

Prologo:

Bella una adolescentes de 14 años, hija menor de Charlie Swan uno de los mafiosos más peligrosos de Chicago. Novia de Edward Cullen un adolescentes de 16 años hijo del mafioso Carlisle Cullen.

Su amor puro e inmenso era amenazado por sus familias, quienes desde hace años tenían una rivalidad por el dominio del poder. Ellos al enterarse de la relación amorosa de los jóvenes deciden separarlos y enviarlos lejos. Sin saber que su amor ya había dado frutos, unas pequeñas personitas que iban protegidas en el vientre de su madre, la cual los unirían para siempre. Dos niños con la marca del sol naciente en el brazo izquierdo de los Swan como la media luna en el brazo derecho de los Cullen.

Diez años después su amor seguía intacto, más grande que antes y ellos estarán listos e dispuestos a luchar por él y por su felicidad, uniendo así ambas familias. Quienes tendrían que unirse y luchar por la misma causa. Dos niños intocables por ambos bando, siendo su talón de Aquiles. Y sus enemigos no dudaran en utilizarlos, matando así dos pájaros de un tiro; rompiendo en el camino el acuerdo llegado desde hace generaciones de no incluir en la rivalidad a las mujeres y a los niños.

  


 "Los personajes más importante de esta historia son propiedad de Stephanie Meyer pero la trama es mía y no esta permitido publicarla en otro sitio sin mi autorización"

 


 

 Historia registrada por SafeCreative bajo el código 1307055383584. Cualquier distribución, copia o plagio del mismo acarrearía las consecuencias penales y administrativas pertinentes.

 


 

 Traíler de esta historia ya esta en youtube y en mi grupo  en facebook "Entre mafiosos y F.B.I"


Link del grupo de Facebook

https://www.facebook.com/groups/1487438251522534/

 Este es el Link del trailer: 

http://www.youtube.com/watch?v=BdakVtev1eI&feature=youtu.be

 

 


Hola las invito a leer mi Os se llama: Si nos quedara poco tiempo.

http://lunanuevameyer.com/salacullen?id_relato=4201

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 14: El prrimer cumpleaños de los bebés y La aparición de Jacob:

CAPITULO 19: Pov Bella:

Primer cumpleaños de Lizzy y Tony y Aparición de Jacob Black

 

Había pasado nueve meses desde nuestra llegada a la ciudad de Boston. Los primeros días fueron muy fuertes, a mis bebés les afecto un poco el cambio, pero al pasar el tiempo se fueron adaptando. En mis clases iba súper bien, salvó una materia que imparte el profesor Alexander ó Connor. Ya que el viejo es un desgraciado y la tenía agarrada contra mí, por ser hija de Charlie Swan, pero que culpa tengo yo de lo que le haya hecho mi padre a él. Gracias a dios tengo la ayuda de mis amigos, si aunque no lo crean Isabella Marie Swan tiene amigos, ellos son: Sarah Harrison y Caled Danvers, Kira Daltrey y su pareja Chase Collins, Joselyn Johnson y su novio Nicholas Peterson, pero le decimos Nick de cariño. Las chicas estudian conmigo Literatura, en cambio los chicos estudian carreras diferentes, Caled y Chase están en la carrera de derecho junto con Rosalie y Nick estudian medicina. Los nueve somos inseparables. Mis amigos adoran a mis bebés aunque dudo que alguien se resista a sus encantos. Ya es una ley que ellos pasen los fines de semana en nuestra casa, haciendo viernes de pijamada, sábados de películas y domingos de parrilladas junto a la piscina. Hace un mes aproximadamente les conté mi historia con Edward y como fue que llegue a tener a los morochos.

 

FLASHBACK:

 

Esa mañana había discutido fuertemente con Esme Cullen por teléfono, no entendía por que tanto interés en estar pendientes e incluirse en la vida de mis hijos sino piensan decirle absolutamente nada a Edward. La pelea comenzó por que no la deje incluirse en la organización de la fiesta del primer año de mis bebés, me mantuve firme en mi decisión. Ya que si Edward Cullen no iba a tener un papel en la vida de mis hijos y su lugar estaría en blanco pues no quería que mis bebés tengan nada que ver con ningún Cullen. Su alegato me enfureció “Soy su abuela y tengo todo el derecho.” Le conteste de mala manera, “Cuando la abuela venga en compañía del padre podrá estar presente en la vida de MIS hijos, antes NO.” Al decir eso corte la llamada. Estaba furiosa, echando humo por los oídos, apretaba el teléfono con fuerza ya que aun lo mantenía en mi mano.

 

— Hey Bella ¿Qué te ocurre? —pregunto Nick entrando con unas cajas de cerveza sostenida con su brazo izquierdo sobre su hombro y Joselyn bajo su brazo derecho, está me sonrió y me dijo “Hola” sin articular palabra, se escabullo del brazo de Nick y corrió hacia donde jugaban mis bebés sobre una manta en el suelo.

 

— LIZZY, TONY LLEGO LA TÍA SARAH. —grito mi hermosa amiga entrando a pasos apresurados al recibidor.

 

— Hola Bella. —me saludo Caled con una sonrisa, traía una cava mediana color azul.

 

— Hola chicos. Estoy bien, no se preocupen. —respondí con una sonrisa abrazando a todos.

 

— Ven Bella mira. —murmuro Kira tirando de mi brazo derecho hasta sacarme al porche de la casa, hay junto a un Chase sonriente había un Ferrari deportivo color Rojo a batería y un Jeep color verde con gris—. ¿Verdad que están lindos? Es de parte de Chase y mía.

 

— No debieron molestarse. —dije seria, pero con las mejillas ruborizadas. Esta era siempre la causa de nuestras discusiones, no me gustaba que gastarán su dinero en mis bebés, a ellos no les faltaban nada.

 

— No es ninguna molestia y cambia esa cara. —murmuro Chase halándome hacia su pecho apretándome fuerte—. Ahora vamos, que las hamburguesas nos esperan. —le pasó un brazo a Kira por la cintura y nos hizo caminar a su lado, llegamos a la piscina y por ninguna parte había rastro de Sarah y Joselyn, mucho menos de mis bebés. Caled y Nick empezaban a colocar la carne en la parrillera, ambos ya andaban solo con bermudas, la de Caled era de color caqui y la de Nick era de color azul.

 

— Otra vez con la pañoleta Caled, ya ese tatuaje tiene bastante tiempo. —lo critico Kira con una sonrisa. Caled le sonrió.

 

— Lo sé, pero no quiero perder mi estilo. —dijo en su defensa encogiéndose de hombros. Para mí ya era costumbre verlo con esa pañoleta amarrada en su antebrazo izquierdo, cuando andaban sin camisa.

 

— Oigan las chicas las están esperando en tú habitación Bella, esto es cosa de hombres. —nos dijo Nick lanzándole una cerveza a Chase, esté nos soltó a tiempo de atraparla en el aire.

 

— Vamos Bella hay que ponernos los trajes de baño. —susurro Kira tomando mi mano—. Ya volvemos. —entramos a la casa y por ninguna parte se veían a las muchachas del servicio—. Las chicas deben estar babeando el piso, por culpa de los chicos. —susurro Kira con una sonrisa cuando estábamos en el vestíbulo del segundo piso.

 

— Aja, solo espero que al terminar limpien todo, no quiero caerme por culpa de eso. —dije muy seria, luego rompimos a reír. Subimos el último tramo de escaleras, desde el vestíbulo se podía escuchar la risa de las chicas.

 

— Vamos Tony inténtalo de nuevo. Así sorprendes a Bella. —se escucho que decía Sarah. Kira y yo nos miramos confundidas.

 

— Vamos Tony di “mamá” —esta vez era Joselyn la que hablaba.

 

— Ustedes pueden. Lizzy bebé di “mamá” —Sarah se escuchaba frustrada.

 

— ¿Qué le hacen a mis bebés? —pregunte seria abriendo la puerta de golpe. Ambas se sobresaltaron.

 

— Dios… no lo vuelvas hacer. Casi nos matas de un infarto Bella. —murmuro Joselyn con una mano en el pecho y sosteniendo a mi gatita con su otro brazo. Rompí a reír a carcajada limpia. Kira me siguió unos segundos después.

 

— Debieron ver sus caras, ja, ja, ja. No tiene precio, ja, ja, ja. —logre decir entre risa.

 

— Si que gracioso. —dijo Sarah sarcásticamente, estaba enojada—. Vayan a cambiarse.

 

— No lo niegues, fue gracioso. —susurro Kira con una sonrisa. El cojín de Hello Kity que me regalo mi Bubú impacto en la cara de Kira. Las dos nos miramos sorprendidas.

 

— Eso también fue gracioso. —dijo Joselyn con una sonrisa, Kira se agacho y tomo el cojín—. No, no lo hagas, puedes lastimar a Lizzy.

 

— Déjala en la cama, esto es entre tú y yo. —susurro Kira asechando a Joselyn como una leona asechando su presa.

 

— No, es mi única defensa. —dijo Joselyn moviendo a mi gatita frente a ella.

 

— Oigan, no metan a mi hija en esto. —dije acercándome a ellas.

 

— No Bella, no me la quites. —suplico Joselyn con un puchero, tome a mi hija en mis brazos.

 

— Vamos a escoger el traje de baño de mami. —dije sonriendo a mi princesa, ella estaba hermosa con un traje de baño color rosado con las princesas: Cenicienta, Bella y Aurora en todo su frente, bese sus mejillas—. Está muy hermosa la princesa de mamá.

 

— Te gusta, se los compre ayer cuando fui con Alice al centro comercial. —dijo Sarah levantando a Tony, él llevaba un traje de baño tipo interior de color negro.

 

— Qué voy hacer con ustedes. —susurre mirando al techo.

 

— No deberías quejarte tanto, debes guardar quejas para cuando veas lo que les compró Caled para su cumpleaños. —murmuro Sarah con una sonrisa, le rodee los ojos. Del armario tome el traje de baño que Alice había comprado recientemente de la colección de primavera de Victoria`secret, era de una sola pieza de color negro, muy sexy a mi parecer.

 

— ¿Dónde está Alice y Rose? —pregunto Joselyn tomando nuevamente a mi gatita en sus brazos.

 

— De compras. —respondí con un encogimiento de hombros—. Me querían obligar a ir, pero se rindieron cuando no di mi brazo a torcer.

 

— Listo ya podemos bajar. —dijo Kira dando saltitos, se parecía tanto a Alice, sería esa la razón de por que se llevaban también. Bajamos las escaleras entre risas, cuando llegamos a la piscina los chicos jugaban a las vencidas.

 

— Guau. Están hermosas. —dijo Caled cuando volteo a mirarnos con una sonrisa, Nick silbó por lo bajo. Chase parpadeo varias veces.

 

— ¿Tú crees? —pregunto Sarah dando una vuelta.

 

— Absolutamente hermosas, las cinco. —respondió Caled dándole un beso en los labios. Nos colocamos bloqueador solar y entramos a la piscina. Salimos luego de un rato de estar dentro, cuando las hamburguesas ya estaban listas para comérselas. Comimos entre risas, tanto por los comentarios que hacía Chase como también por nuestras actuaciones de como ponen la cara los chicos, cuando ven a una escoba con falda, según Joselyn. Así de dos horas de haber terminado de comer nosotros y mis bebés de haberse tomado su biberón, entramos de nuevo a la piscina. Sarah con Tony en brazos y yo con mi gatita, los demás se quedaron fuera jugando alrededor de está con pistolas de agua, que ni siquiera se de donde aparecieron.

 

— Bella mira. —me llamo Sarah, voltee a verla, ella tenía a Tony sostenido únicamente de sus manitos, él flotaba gracias a unos flotadores que tampoco tengo idea de donde aparecieron, y lo hacía nadar.

 

— Vamos campeón tú puedes. —lo anime con una enorme sonrisa—. ¿Quieres intentarlo princesa? —acomode a mi bebé, está se asusto un poco cuando la hundí en el agua y comencé a caminar, sosteniéndola solamente con mis manos debajo de sus axilas, solo logre dar unos cuantos pasos ya que al escuchar esa voz me congele.

 

— Maaaamaaaa. —dijo Tony mientras chapoteaba en el agua—. Maaaamaaaa. —mis ojos se humedecieron en al acto, no lo podía creer, mi bebé había dicho su primera palabra y había sido “mamá"—. Maaaamaaaa. —volvió a repetir.

 

— Lo escuchaste Bella. —prácticamente gritaron los demás metiéndose al agua y rodeándolo.

 

— Por… —trague salida—. Por supuesto. —camine hasta llegar s u lado, Kira agarro a mi gatita de mis brazos, al estar libres mis brazos se alzaron en su búsqueda inmediatamente, lo tomo y lo estreche contra mí pecho—. Te amo bebé, te amo. —susurre mientras repartía besos por toda su carita, mis lágrimas rodaban por mis mejillas. Estaba alzando a Ethan en el aire y casi lo dejo caer al agua al escuchar a mi gatita.

 

— Paaaapaaa. —dije en un balbuceo—. Paaaapaaa. —por dios la primera palabra de mi hija fue “papá” cuanto me hubiese gustado que Edward estuviera junto a mí en este momento tan maravilloso, estallaría de felicidad. Pero él ni siquiera le pasa por la cabeza la posibilidad de que ella existe.

 

— ¿Qué… di… dijo? —tartamudee tragando el mudo que había formado en mi garganta.

 

— Dijo papá. —murmuro Caled llegando a mi lado y quitándome a Tony de mis brazos. Mis músculos no respondían, ni cerebro no procesaba correctamente lo que ocurría a mi alrededor, solo era consiente de que hasta hace poco Tony estaba en mis brazos y que frente a mí estaba mi hija. Pero solo en mi mente se repetía una, otra y otra vez, el balbuceo de mi hija. “Paaaapaaa.”

 

— ¿Qué te ocurre Bella? Te pusiste pálida. —escuche a los lejos como Joselyn decía con un deje de angustia en su voz. Pero no encontraba mi voz para responderle—. Caled sácala del agua y recuéstala en la silla. —de repente deje de sentirme rodeada por el agua, ahora sentía una superficie plana debajo de mí. Fui consiente que temblaba por culpa de los espasmos causados por mis sollozos, cuando Sarah me abrazo.

 

— ¿Qué te paso Bella? ¿Por qué te pusiste así? —pregunto en un susurro en mi oído mientras de estrechaba fuerte contra su pecho—. ¿Él te hizo mucho daño?

 

— Dime la verdad, te lastimo. Si es así, voy a partirle la cara a ese desgraciado. —Caled estaba furioso, apretaba fuertemente los puños—. Nadie te hace daño y sale bien librado. Nadie daña a mi hermanita. —negué con la cabeza. Edward era la mejor que me había pasado en mi vida, después de mis hijos, claro está.

 

— Gracias por considerarme tú hermana menor. Pero Edward es lo mejor que me ha pasado en la vida, después de mi gatita y Tony. —dije sorbiendo por la nariz.

 

— Entonces dinos, nos tienes sumamente preocupados. —me insto Joselyn con Ethan en sus brazos y con los brazos de Nick rodeando su cintura.

 

— Ok les voy a contar. —susurre ya más tranquila.

 

— Ya era hora. —murmuro Chase exasperado. Él se parecía tanto a mi enorme cuñado “oso Emm” ellos son niños en cuerpos de hombres.

 

— Conocí a Edward días antes de cumplir los catorce años, él es o bueno era el cuñado tanto de Rose como de Alice. Ese día Rose me pidió que la acompañara ya que se iba a encontrar con Emmett en el cine, él es el hermano mayor de Edward. Yo la acompañe y fue allí donde lo conocí. Fue amor a primera vista, un flechazo, no sabría como explicar. Luego de eso salimos en varias ocasiones, me pidió ser su novia y acepte. De ahí comenzamos a vernos a escondidas como nuestros hermanos.

 

— Pero... ¿Por qué? Discúlpame por metiche, pero no logró entender nada. —pregunto Sarah interrumpiéndome.

 

— Nuestras familias son enemigas desde hace mucho tiempo. —respondí limpiando mis mejillas.

 

— Como es eso, la verdad no entiendo. La familia de Chase y la mía no se llevan bien, pero aquí estamos felizmente casados. —estaba vez fue Kira la que hablo.

 

— No es así de sencillo, nuestros padres son de la mafia. Quieren el dominio de toda la ciudad.

 

— ¿Por eso es que hay tanto guaruras y nunca salen solas? —Joselyn estaba asombrada. Asentí con la cabeza, ella susurro—. Guau.

 

— Continúa Bella. —me insto Caled son relajar su postura tensa.

 

— Bueno… paso el tiempo y llegue mi cumpleaños numero 15 y… pues… Edward me dio el mejor regalo, fue la mejor noche de mi vi… —

 

Ok Bella entendemos. No quiero tener en mi mente la imagen de ti, teniendo sexo con quien sabe quien. —me interrumpió Caled estremeciéndose. Sonreí, quería tanto a mi amigo.

 

— El mes pasó y nos volvimos a ver. —Caled levanto los brazos exasperado, sonreí y Sarah negó con la cabeza por el comportamiento de su prometido—. No en ese sentido, él fue a buscarme a la casa de una amiga, me entraron unas enormes ganas de comer pizza con pepperoni y anchoas. Eso fue culpa de mis bebés. Luego fuimos a nuestro prado, fue allí donde nos encontraron su padre y el mío.

 

— No. —susurro Kira comenzando a sollozar en el pecho de Chase, aunque trataban de controlarse por mi gatita.

 

— Ellos nos separaron ese día. Supe que a Edward su padre lo envió a Londres junto con sus hermanos a vivir con una de sus tías, él mío me envió a Forks, donde pase todo mi embarazo, luego aquí por la Universidad. En octubre harán dos años que no nos vemos.

 

— Eso quiere decir… que Edward no sabe de la existencia de Lizzy y Tony. —murmuro Sarah acariciándome el cabello. Negué con la cabeza.

 

— No, eso es lo que me puso triste. Mi bebé dijo “papá” y él no sabe que ella existe. —murmure intentando sonreír pero solo logre una mueca.

 

— NO TE PREOCUPES BELLA. TIENES NUESTRO APOYO. —gritaron a coro los seis.

 

— Y queda más que decir que nosotros tres seremos como unos padres para ellos. —dijo Caled pasando los brazos por los hombros de Nick y Chase.

 

— Por supuesto. —lo secundaron los otros dos.

 

FIN DEL FLASHBACK.

 

— Bella creo que necesito ayuda. —susurro Sarah sacándome de mis pensamientos, voltee a verla. Ella estaba enredada tratando de colocarle el disfraz de Peter Pan a Tony, pero mi hijo no se dejaba, no paraba de moverse. Me eche a reír y volví a centrar mi mirada en mi princesa, solo me faltaba colocarle las zapatillas y sus las alitas, estaría perfecta. Se veía tan hermosa con su disfraz de campanitas—. Como se le ocurre a Alice comprarle un disfraz con maya a Ethan. —resoplo y se dio por vencida, me eche a reír nuevamente por la cara que tenia.

 

— Ven termina de vestir a Lizzy. —dije poniéndome de pies, dejando a mi gatita sentada en medio de mi cama, camine hasta el sofá de cuero negro donde ellos estaban.

 

— ¿Bella donde estás? —pregunto Joselyn desde el vestíbulo.

 

— EN MI HABITACIÓN. —respondí gritando—. Haber bebé quédate quieto.

 

— Bella que dice Alice que ya es hora de que bajes. —murmuro Joselyn entrando a la habitación sin tocar la puerta—. Guau Bella… ese vestido esta espectacular. —sonreí, todo se debía a Alice. Mi vestido era de color blanco con rayas negras, llegaba hasta medio muslo, con tirantes finos, era de Louis Vuitton. De calzado unos Jimmy Choo de color negro de 10 centímetros de alto. El cabello lo había dejado suelto, ahora lo tenía diez centímetros debajo de los hombros, hacía menos de un mes que me lo había cortado. Rogaba a dios que mi pastosidad no hiciera acto de presencia ya que estos zapatos son unas trampas mortales para mí.

 

— Alice. —dijimos las dos al mismo tiempo, reímos por la coincidencia.

 

— Estamos listas. ¿Y tú Bella? —preguntó Sarah con Lizzy en brazos, le coloque las botas a Tony—. ¿Crees que debería buscar algo para taparle las marcas de nacimiento a Lizzy?

 

— No, déjala así como está. Todos aquí saben que son unos Cullen. —respondí levantándome con mi hijo en brazos—. Estamos listos… bajemos. —salimos de mi habitación, bajamos el tramo de escaleras entre risas, por los pucheros que hacía Tony, cuando me disponía a bajar el último tramo de escaleras Joselyn me detuvo.

 

— Bella espera. —me detuve Joselyn. Me voltee a verla totalmente confundida—. Sarah dale a la niña. —dijo mirando a Sarah, quien me miro confundida, pero obedeció, acomodo a mi gatita en mi brazo izquierdo—. Te tomaran fotos al bajar. Primero bajaremos nosotras, cuenta hasta veinte y síguenos. —tomo la mano de Sarah y desaparecieron escaleras abajo.

 

— Maaamaa. —dijo Tony con sus deditos en la boca.

 

— Ya lo sé amor… ese disfraz te molesta. —susurre dándole un beso en su mejilla—. Pero… estas hermoso. —mi gatita escondió su carita en el hueco de mi cuello, sus pequeños rizos me hacían cosquillas, ellos le llegaban a la altura de los hombros. Sentí como dejo un beso húmedo hay. Sonreí como boba y la estreche más fuerte, pero sin llegar a hacerle daño—. Tú también estas hermosa, princesa. —susurre besando como pude su mejilla—. Bueno… ha llegado la hora de bajar.

Comencé a caminar sin despegar mi mirada del suelo, no quería que mi torpeza hiciera acto de presencia y mis bebés salieran lastimados. Llegamos al inicio de las escaleras, todos mis amigos y familia estaban presentes, solo faltaba la persona más importante. “Mi Edward” Mi padre estaba al final de las escalera esperándome, él me miraba con orgullo, sonrío ampliamente al percatarse que lo miraba. Mi Bubú me miraba preocupada, lo sabía, ella también tenía miedo que en vez de llegar caminando lo hiciéramos rodando. Alice y Rose brincaban en un mismo lugar, no cabían de la alegría, mis amigos estaban igual, bueno las chicas, en cambio los chicos trataban de calmarlas un poco. Caled me miraba preocupado. Me sorprendí al ver parados detrás de Caled a Don Carlisle Cullen y a Doña Esme Cullen, no entendían que hacían aquí, si yo no los habían invitado. Deberían estar junto a Edward ya que también es su cumpleaños. La señora Cullen me miraba con una infinita tristeza, tenía sus ojos llenos de lágrimas. Comencé a descender, me detuve a la mitad de las escaleras ya que los flashes me cegaban, por un momento pude apreciar la decoración, todo era de color azul con amarillo y verde, había grandes dibujos de Peter Pan y Campanita, las mesas estaban vestidas con manteles en color azul y amarillo, todo esta meticulosamente arreglado, las sillas hacían juego con los manteles y la demás decoración. Por un momento me permite soñar que era Edward, él que me esperaba al final de las escaleras con mi sonrisa torcida favorita, sus ojos verdes esmeraldas brillando como nunca, como las dos esferas más hermosas de todo el mundo entero y con una mano extendida hacía nosotros.

 

— Estás hermoso hija. —susurro mi padre rompiéndome la ilusión, estaba asombraba no sabía en que momento había puesto mis pies de nuevo en movimiento y había llegado a su lado—. Y tú princesita también estas hermosa. —tomó a mi gatita en sus brazos, le dio un beso en ambas mejillas, comenzó a alzarla en el aire, se escucho la risa musical de mi niña, era como un repique agudo de campanitas—. Usted no se queda atrás señor Swan. —murmuro quitándome a Tony de mis brazos, comenzó a caminar alejándose de mí. Sonreí, era normal ya para mí que Charlie llama a mi bebé Ethan Swan. Era una niñada lo que hacia.

 

— Hola Bella. —me voltee al escuchar esa voz. La señora Cullen me sonreía y Don Carlisle miraba serio por donde segundo atrás se había ido mi padre. Que creía está, que con una sonrisa yo caería, pues esta muy equivocada.

 

— Señora Cullen. Isabella para usted. —murmure sería—. Creí, que había dejado muy claro mi punto.

 

— Por favor Isabella, no me alejes de mis nietos. —susurro con la voz entrecortada, parecía que iba a llorar.

 

— Yo no los estoy alejando, son ustedes mismo. Y si así fuera el caso. ¿Porqué no debería de hacerlo? Ustedes alejaron a Edward de nosotros. —dije enojada, al tiempo que sentía un fuerte brazo rodear mí cintura.

 

— Bella… Sarah te necesita. —susurro Caled contra mi cabello. Pude ver como la señora Cullen se paralizaba y Don Carlisle fruncía el ceño.

 

— Por favor váyanse de mi casa, no me hagan sacarlos a la fuerza. El día que vengan con Edward serán bienvenidos, antes por favor ni se molesten. —me mantuve firme en mi decisión—. Con permiso. —Caled me arrastro a su lado, son su brazo aún rodeando mi cintura. Cuando me asegure que los señores Cullen no nos veían lo empuje—. ¿Qué demonios te ocurre? —pregunte golpeando su brazo.

 

— Lo siento Bella, pero las chicas me enviaron. —respondió sobándose donde lo había golpeado, señalo con la barbilla al quinteto de locas: Rosalie, Alice, Kira, Joselyn y Sarah. Quien me miraban con una enorme sonrisa—. Pegas… fuerte, esa es mi hermanita.

 

— Lo siento. —susurre sonriendo con las mejillas ruborizadas. Cerré la distancia que me separaba de ellas, al llegar frente a ellas, las señale con mi dedo—. ¿De quien fue la idea? —realmente estaba muy enojada, no solo por eso, eso solo fue la gota que colmo el vaso. Lo que más me molestaba era la aptitud de los señores Cullen. Y porque si ellos le iban con el chisme a Edward, él podría creer que yo ya lo había olvidado y eso no es cierto. Cada día lo amo más, mi amor crece con cada sonrisa, cada gesto que hacen Lizzy y Tony.

 

— Culpable. —dijo Sarah levantando las manos—. Pero fue en buena onda. Así ellos creen que te haz olvidado de Edward y le permitirían volver. —me lancé a sus brazos. Su idea era estupenda.

 

— Bueno, bueno sigamos con la fiesta, ¡Bella y los niños! —murmuro Alice sonriendo.

 

— Con Charlie. —susurre aun desde los brazos de Sarah.

 

— Vamos a buscarlos. Ya es hora de la presentación del payaso. —dijo tomando mi mano y la de Rose, comenzó a arrastrarnos por todo el lugar. Ubicamos a mi padre en el área de la piscina, estaba tomando lo que al parecer era Whisky y conversaba con dos hombres. Uno era un señor mayor, corpulento, no tanto con Emmett, pero un poco más que Charlie, alto de tez morena, cabello negro azabache hasta los hombros, llevaba un traje casual negro, con un suéter azul por debajo. El otro era joven más o menos la edad de Rose, tez morena, un poco más clara que el otro hombre, su cabello corto era color negro, tenía un poco de barba. Esta vestido con un traje casual color negro de cuadro y una camisa de seda de color negro por debajo. Este tenía a mi gatita en sus brazos, mientras que Charlie tenía a Tony.

 

— Permiso. —dijimos las tres al mismo tiempo, logrando que los tres hombres voltearan a vernos.

 

— Rosalie, Alice, Bella. Les presento a Billy Black y a su hijo Jacob Black. —dijo mi padre señalando a sus acompañantes con la mano que sostenía su copa.

 

— Maaamaa. —me llamo mi gatita estirando sus brazos en mi dirección.

 

— Es un gusto conocerlos. Me permites a mi hija. —murmure enojada. Como mi padre se atrevía a dejar que un extraño alzara a mi bebé.

 

— Por supuesto. —murmuro el tal Jacob pasándome a mi gatita—. Es tan hermosa como su madre. —no pude evitar ruborizarme por su cumplido.

 

— Es un placer. —escuche como decía Rose, por el rabillo del ojo vi que tomó a Tony de los brazos de mi padre.

 

— Rose, Al. —llame sin voltearme, ya me había alejado unos cuantos pasos.

 

— Fue un placer, permiso. —escuche a Alice, luego el sonido de los tacones en la baldosa que indica que se acercaba a donde yo estaba esperando. Unos segundos después ambas me flaquearon, así llegamos junto a los chicos: quienes estaban muertos de la risa por lo que estaba haciendo el payaso.

 

— ¿Aún sigues enojada Bella? —pregunto Sarah dejando de reír y mirándome fijamente—. Lo siento de verdad no pretendía molestarte. —negué con la cabeza. No era por eso, estaba confirmado hoy no era mi día.

 

— No estoy enojada por eso, sino por que mi padre dejo que un idiota que no conozco cargara a mi gatita. —explique con lágrimas en los ojos. Eso me ocurría cada vez que mi enojo era enorme, una costumbre muy humillante, pero de verdad no lo puedo evitar.

 

— Permiso, Bella puedo hablar contigo un momento. —murmuro detrás de mí, el hombre que acabo de llamar idiota.

 

— Isabella para ti y no. “NO” puedo hablar contigo. —dijo Caled mirando desafiante al tal Jacob, colocándome detrás de su espalda.

 

— Esto no es de tú incumbencia, metete en tus asuntos, esto es entre Bella y yo. —exclamo el tal Jacob destilando veneno. Chase y Nick flaquearon de inmediato a Caled.

 

— YA TE LO DIJE, ALEJATE DE ELLA. —Caled estaba furioso.

 

— ¿Ocurre algo señorita Isabella? —pregunto Sam llegando a nuestro lado junto a Jared.

 

— Esto no termina aquí. Tú y yo hablaremos sea como sea. —amenazo antes de dar media vuelta y marcharse.

 

— Qué pesado. —murmuro Sarah abrazando a Caled—. Ya tranquilízate amor.

 

— Gracias Sam. —dije volteando a verlo.

 

— No tiene nada que agradecer, cualquier cosa no dude en llamarnos. —dijo antes de alejarse.

 

— HAY QUE DISFRUTAR LA FIESTA. —grito Alice dando saltitos. La fiesta paso sin ningún incidente, pero ninguno de los chicos relajo su postura en ningún momento. Sam y los demás estaban muy pendientes, en ningún momento dejaron de vigilarnos. No volví a ver a los señores Cullen por ninguna parte. Mis bebés hicieron todo lo que Alice tenía planeado. Hubo una obra de teatro donde personificaron a Peter Pan y a Campanita, aunque no hablaran en ningún momento. Tumbaron las piñatas, jugaron en el castillo inflable. Llore cuando les cantonamos la canción de cumpleaños, les ayude a apagar su velita. El pastel de Lizzy era de cuatro pisos que hacían un bonito diseño, el decorado era de campanita. D Tony habían dos pasteles: uno el pastillaje era de color azul simulando el agua, encima tenía el enorme barco del capitán garfio, el segundo tenía al capitán garfio sentado en una especie de laguna, encima de un tronco de árbol Peter Pan estaba sentado, casi a su lado se encontraba campanita. Todo fue perfecto, Alice se encargo de grabar desde el principio al final, tenía la costumbre de hacerlo en todo lo que hacían mis bebés. Lo hacía por si algún día Edward apareciera de nuevo en nuestras vidas, por lo menos viera todo lo que hicieron nuestros hijos mediante los videos.

Lo único que no me gusto… fue que Jacob Black no me quito el ojo de encima en lo que quedaba de fiesta, eso me asustaba y me molestaba al mismo tiempo.

 


 

Gracias a todos aquellos lectores anónimos que leen esta historia y dejan su voto. También gracias a: Sachiko065, MayaMasenCullen, AstridCullen, BrendiTwilithg, Martha, AngelNegro, Baaarbyguffanti, NathalyR, Bechi, Robsesionada2013, Haf276, Reenes_tylor, Aylin, HindyraCullen, Monica2408, MariaGomez2312, Isabella_256, AndreAlice, Val395, NorblackdPattinson, Vale2Cullens, Ayame, BripatCullen, SablanCullen, Jaedbellsnessi, Yalexa, Honey, Priscy_Cullen, Nenamadilinda, Vikingay, Xiomy, Anayely_29, GloriaCullen, Carocruzz, PrincesaVespa, Kristy_87, SabriiCullen, Zuleidy, LoreeFernandez, Ec07, Silmo, NicoleCullenPattinso, Winney_03, Mafe, Samilan, Adrianav15Diaz@Gmail, Jemi910, ChicaEdward, Rebekah_Mikaelson, Bibi_Cullen_Swan_10, WishanDangel, BeaBell, LoreeIsaCullenSwan, SofiRojas280, Mili_Cullen, Viviana, LucyPattinsonCullen, MimaBells, AymeCullen, Crazy_Jacob_Edwuard, Isvi2507Edward, Micaela Fernandez, Karolay28, Lachopilara, Karenttz3lVulturi, Valegis, RosalieWolfVamp, SofiaCulen, Aleariass, Melii, Nicoli, Maca-c, Jesiflexer, Elenita4_Cullen, Annaris, Andrea_black, Mayita, AnarilRamirez, Hello, OswalgoMonasterius, IsabellaKriste1421, Daryanny Cullen, TikaCullen. Por sus comentarios y su voto.

Los capítulos son dedicados a ustedes espero que les gusten.

Besos desde Venezuela.

Capítulo 13: Bautizo de los bebés y El viaje a Bostón: Capítulo 15: Paseo con Ethan y Elizabeth:

 


Capítulos

Capitulo 1: El comienzo de esta historia de amor: Capitulo 2: Cumpleaños de Bella: Capitulo 3: La separación: Capitulo 4: Forks: Capitulo 5: Sospecha de embarazo: Capitulo 6: El primer movimiento de los bebés: Capitulo 7: La reacción de Charlie y Angustia por Edward: Capitulo 8: La visita de Don Carlisle Cullen: Capitulo 9: Por fin noticias de Edward: Capitulo 10: Día de las madres: Capitulo 11: El parto de Bella: Capitulo 12: Elizabeth Marie y Ethan Anthony Cullen Swan: Capitulo 13: Bautizo de los bebés y El viaje a Bostón: Capitulo 14: El prrimer cumpleaños de los bebés y La aparición de Jacob: Capitulo 15: Paseo con Ethan y Elizabeth: Capitulo 16: El embarazo de Rosalie: Capitulo 17: Altercado con Charlie y El parto de Rosalie: Capitulo 18: Desde el inicio de la relación hasta el encuentro con Elizabeth: Capitulo 19: Una visita inesperada: Capitulo 20: Búsqueda de Bella: Capitulo 21: Jasslye Anthonela ¿Swan? Capitulo 22: Después de diez años vuelvo a verte: Capitulo 23: Es Bella y ¿Son mis hijos? Capitulo 24: Una maravillosa noche Capitulo 25: La cabaña y La visita de Tanya Capitulo 26: Compromiso Capitulo 27: Estoy embarazada Capitulo 28: El gran día Capitulo 29: Luna de miel y Celos Capitulo 30: Enfrentamientos, Risas y Amenazas Capitulo 31: ¿Que es el sexo? Capitulo 32: James Capitulo 33: El secuestro de Tony, Bella y Lizzy Capitulo 34: Parto de Bella Capitulo 35: Regreso del pasado Capitulo 36: Alianza inesperada Capitulo 37: Vulturi, ¡firmaron su sentencia de muerte! Capitulo 38: ¡No debieron tocar lo que más amo! Capitulo 39: ¡Enfrentame como honmbre Demetri! Voy a matarte con mis propias manos

 


 
13793546 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 10239 usuarios