The Sound Of Silence (+18)

Autor: AniCullen17
Género: Drama
Fecha Creación: 06/04/2012
Fecha Actualización: 16/05/2013
Finalizado: SI
Votos: 71
Comentarios: 305
Visitas: 164657
Capítulos: 27

 

He vivido por 17 años, 11 meses, 3 días, y 10 horas, y en todo este tiempo… Jamás dije una sola palabra…hasta que te conocí.

 


 

 

Hola mis Lindas, acá estoy con mi Cuarto fan-fic, Espero que sea de su agrado,  para mí es un honor compartir esta nueva locura con ustedes, Las quiero mucho, ojala me gane algún votito o comentario de su parte...

 

The Sound of silence (+18) está clasificado para mayores de 18 años, contiene sexo explicito y  un lenguaje fuerte. Queda absolutamente prohibido publicarlo sin mi previa autorización

 

Este fic está protegido con los derechos del autor por SafeCreative, ¡NO al plagio! 

 

Fic "Lecciones para enamorar (+18)

http://lunanuevameyer.com/sala-cullen?id_relato=3490

 

Grupo de mis fanfic; 


http://www.facebook.com/groups/434770753266013/

 

Todas son bienvenidos/as 

 

 

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 19: One and only

 

 

One and only

Capitulo Diescinueve 

 

 

Edward siente como un pequeño bultito se remueve entre sus brazos, él instintivamente lo abraza más hacia su cuerpo, por alguna razón no quiere dejarlo ir, se siente tan bien… tan feliz; De pronto siente una risita…¿de un ángel? Abre sus ojos para ver a su ángel… su pequitas que lo miraba divertida con ojos perezosos.

 

— ¿Piensas tenerme todo el día aquí? — pregunta acariciando el pecho de Edward suavemente, el suspira disfrutando de la placentera sensación de las pequeñas manitos de Bella en su pecho.

 

—Ganas no me faltan Isabella— Bella se estremeció, no supo por que la mención del nombre completo de sus labios le sonaba tan… escalofriante.

 

—Vamos a desayunar… ¿tienes al menos algo de leche? — pregunta burlándose de él, ya que casi no tenía nada para comer.

 

—¿Te burlas de mi? — pregunto alzando sus cejas, tratando de ocultar su sonrisa.

 

—Oh, no ¿cómo crees? — pregunto fingidamente; Acercaron sus rostros, sus narices jugaron por unos segundos.

 

—Al menos no me he muerto de hambre…— susurra Edward tocando la cintura de Bella, ella traga saliva nerviosa “oh por dios…oh por dios”, recitaba mentalmente.

 

—Deberías considerar a alguien para que te cocine— dije Bella nerviosa, las caricias de Edward le dan una sensación completamente extraña en su cuerpo.

 

—Lo considerare…algún día— Edward comienza acariciar el abdomen de Bella y ella suelta una risita.

 

—No me hagas cosquillas— dije enfurruñada, es demasiado cosquillosa para su propia seguridad, Edward levanta su ceja y sonríe maliciosamente, y de pronto Bella se ve siendo atacada por Edward y sus grandes manos, provocándole cosquillas a lo largo de su cuerpo.

 

—Oh, por dios…Edward…detente— Prácticamente grita desesperadamente, las lagrimas de su desesperación asoman en sus ojos.

 

—No…— dice el carcajeándose; A isabella se le caen las lagrimas “me las pagaras Edward, de algún modo” piensa.

 

—¡Por favor Edward! — Grita desesperada, Edward prácticamente está arriba de ella, atacando el cuello con sus manos; se ve malditamente encantadora en la mañana.

 

—Ok…— Edward respira profundo pero de un momento a otro esta besando sus labios, Bella corresponde aun con su respiración agitada, puede sentir el peso de Edward sobre ella… ambos comienzan a besarse con desesperación, Bella alza sus manos y acaricia el sedoso cabello de Edward, provocando un suave gemido que sale de los rellenos labios de él. “Maldición… que sensación tan placentera”, pensó ella al oírlo, Isabella por instinto abrió sus piernas por lo que Edward quedo atrapado en ellas…”OH”… pensó al sentir una dureza en su intimidad, comenzó a hiperventilar, Edward la dejo de besar y junto sus frentes.

 

—Eres realmente la mujer de mi vida— logra decir con la voz agitada; Bella siente como sus ojos se humedecen, ¿Qué hizo ella para merecer a un hombre asi?, Edward soporto sus berrinches, sus malas decisiones pero a pesar de todo siempre estuvo junto a ella.

 

Jugó con sus narices y le sonrió sinceramente antes de volver apoderarse de sus labios, Isabella se removió un poco provocando una exquisita fricción entre sus sexos, ambos soltaron un tímido gemido.

Edward comenzó a repartir besos desde su boca hacia su garganta, una de sus manos acaricio ahora la desnuda pierna de Isabella… Ella se estremeció ante el contacto, Edward era lo más tierno y delicado posible, con su toque, que apenas rozaba las yemas de sus dedos.

 

Edward respirando agitadamente, gimiendo su nombre.

Edward tocando su piel expuesta, provocando exquisitos escalofríos a lo largo de su cuerpo.

Edward besando apasionadamente de su cuello hasta su oreja.

 

Sentía que se desmayaría en cualquier momento… jamás en toda su maldita existencia se había sentido asi… pero de pronto algo cambio.

 

Eres tan fea e insignificante que dudo que puedas despertar en alguien algo que no se asco”


“Maldita Perra, sale de mi vista antes que te muela a golpes”


“!Mírate! eres una hija de puta Isabella… Nadie se fijaría en ti jamás, no provocas ni un suspiro”


“Eres una pobre diabla, maldita la hora en la cual naciste y arruinaste nuestras vidas perra, ojala hubieses muerto”


Los fantasmas del pasado volvieron a su mente; El cuerpo de Bella se tenso, y sus ojos se humedecieron instantáneamente… ¿Por qué ahora  las palabras de James venían a su mente? ¿Por qué?...

 

—¿Qué Pasa? — Edward deja de besar el nacimiento de los pechos de Bella cuando nota que ella está llorando, se alarma y se deja caer a un lado, se apoya en su codo para poder mirarla mejor.

 

—Bella… Bella ¿Por qué lloras? — Pregunta desesperando secando las lagrimas que salen de sus ojos, Isabella no quiere mirarlo, se siente tan estúpida ¿en qué momento comenzó a recordar estupideces? ¿Por qué ahora que tuvo el despertar más hermoso que recordaba? ¿Por qué? — Di algo mi Pequitas ¿te hice daño? ¿Qué sucede? No me asustes— la voz de Edward sonaba angustiada, Isabella ladea su rostro para verlo a los ojos, la preocupación de Edward se reflejaba en su mirada, sintió que no lo merecía.

 

—yo… Lo siento…yo— susurró entre lágrimas, Edward niega con la cabeza.

 

—Perdón, no me medí… es demasiado pronto lo sé…—

 

—No es eso— responde rápidamente soltando un sollozo, Edward era el hombre más bueno que pisaba la tierra— yo… quería hacer esto— Siente como su rostro arde, Edward alza su mano hacia su mejilla, y besa suavemente su rostro.

 

—¿Qué sucede hermosa? — pregunto él frunciendo el seño “maldición, ya no puedo con esto, ya no”-Pensó Isabella al mirarlo.

 

—Recordé… mi pasado, yo lo siento… ni siquiera sé por qué vino a mi mente en este momento— suspiro, aunque las lagrimas no se detenían. Edward trago saliva, y beso suavemente su mejilla.

 

—Shh…tranquila yo estoy contigo— dijo acariciando la mejilla de Bella con su nariz— nada te sucederá nena—

 

—Pero Edward, yo… realmente lo estaba disfrutando— se sonroja considerablemente— lo lamento… lamento haberlo arruinado.

 

—Te lo dije ayer… Jamás arruinaras nada mi Pequitas… puedes confiar en mí— Susurra Edward acariciando la cintura de Bella, ella se voltea por lo que quedan frente a frente “ok… ¿estoy lista para hablar de ello? ¿Podre hacerlo sin largarme a llorar?”

 

—Jamás supe lo que es amor Edward— dijo mirándolo, comenzó a juguetear con el cabello rebelde de él mientras hablaba mirándolo fijamente a los ojos— No recuerdo con exactitud mi infancia…—Suspira obligándose a ser fuerte— solo sé que no fue agradable, la que creí mi “madre” — dijo sarcásticamente la última palabra— era una perra.

 

—¿Qué te hizo? — pregunto Edward con curiosidad, Sabia que Bella jamás hablaba de esto con nadie, ni siquiera con Alice quien era su mejor amiga.

 

—Me maltrataba— dijo sin más; Edward se puso tan blanco como el edredón que ahora estaba prácticamente en el suelo— solía dejarme encerrada, muchas veces sin comida— suspiro— recuerdo que le molestaba que yo hablara, cuando era niña y quería jugar— sonrió tristemente— ella jamás tuvo tiempo, me trataba como una basura, y toda mi vida me sentí asi… un bicho que podría ser aplastado en cualquier momento, pase frio, hambre…— Sintió como Edward cerro sus puños alrededor de su cintura— Dormía en un colchón viejo y sucio solo con dos mantas, por eso detesto el frio… me hace recordar todo lo que pase, apenas tenía dos mantas para cubrirme.

 

—Bella… yo…—

 

—Déjame terminar— besa sus labios rápidamente callándolo— Bueno, los años pasaron, pero ella no era un problema realmente grande, he de admitir que cuando andaba de buenas era agradable—suspira, Edward besa su frente tiernamente, ella le sonríe.

 

—El verdadero problema era James…— Edward frunce el seño ¿James? ¿Quién es James?-

 

— ¿Quién es James? —Pregunta confundido, Isabella cierra los ojos, no quería decir el nombre de aquel sujeto, sentía que la boca se le llenaba de veneno al nombrarlo “diablos”, suspiro recriminándose por ser tan idiota y revelar su nombre.

 

—James era mi supuesto padre— Edward nota la tensión de Bella al mencionarlo— él me daño mucho, tanto física como mentalmente, por eso cuando me encontraron hace dos años yo era asi, tímida Edward sentía que hasta por respirar me golpearían, el trato me decía cosas que ahora vinieron a mi mente… me tocaba y yo no tenía a nadie que me defendiera, no podía dormir tranquila en mi habitación con el miedo de que el llegara por la noche, a golpearme o tocar mis piernas, la última vez que lo vi… trato de violarme— sus ojos se llenaron de lagrimas nuevamente— él solía recordarme cuan fea e insignificante yo era…

 

—Maldito hijo de puta— mascullo Edward, su boca ahora una línea recta y su seño estaba completamente fruncido — Sabes que eso no es asi Bella— Edward le habla serio-

 

—Es eso lo que me vino a la mente e este momento Edward… fui tan infeliz, siempre sola… vacía, cada vez que me despertaba por alguna pesadilla no tenía una madre que me dijera que todo iba bien…— sus lagrimas corrían por sus mejillas—iba a vender bebidas en aquella esquina para tener algo que comer— sonríe con tristeza— aquella vez que casi me mataste—

 

—No me lo recuerdes…— interrumpió Edward estrechándola entre sus brazos— No sé que hubiera sido de mi si te hubiese pasado algo—

 

—Estabas embobado por Victoria— Edward pone los ojos en blanco.

 

—Pero de no haber pasado por todo eso no estaríamos aquí… no estarías aquí conmigo, con tu verdadera familia— beso sus labios suavemente—¿Por qué no dices como se llamaban esos desgraciados? ¿donde viven?— Edward estaba completamente serio, Isabella negó con la cabeza.

 

—No.

 

—¡¿Por qué diablos los proteges?! — Pregunto molesto, por más que trataba de entenderla no podía.

 

—No los protejo, pero es una etapa que no quiero volver a revivir— dice estirando su dedo índice acariciando el seño fruncido de Edward para que se relajara.

 

—Lo haces, ellos tienen que pagar por toda la mierda que te hicieron Bella…¿Cómo es posible no querer hacer nada al respecto? —

 

—Es mi pasado Edward, olvidémoslo, ahora trato de ser diferente a todo lo que fui un día, algo que jamás olvidare, pero que si puedo superar poco a poco, junto con las personas que amo— le sonríe sinceramente a Edward—lo podre lograr, no necesito juicios… entrevistas ni nada por el estilo.

 

—¿Qué tienes contra los periodistas? — pregunta el entrecerrando los ojos.

 

—Son un fastidio Edward, todos menos tu.

 

—¿Y si vuelven para hacerte daño? —

 

—¿No crees que ya lo hubiesen hecho? — pregunta Isabella, Edward suspira negando con la cabeza.

 

—No permitiré que nadie te haga daño, no podría soportarlo— susurra abrazándola fuertemente, ella esconde su rostro en el cuello de Edward, aspirando su olor

 

—Nada sucederá, han pasado dos años Edward, ellos hubiesen actuado— se estremece de tan solo pensarlo— ahora soy feliz… sobre todo en este momento— Edward sonríe acariciando la hermosa melena castaña de su Pequitas.

 

—Vamos a Desayunar— dice levantándose.

 

—Vamos— y sin más se levantan hacia la cocina.

 

*

*

*

 

—¿Estás segura que no quieres otro? — Isabella lo miro estupefacta ¿Qué pretendía?

 

—No Edward… creo que me reventare en cualquier momento— dice la joven acariciándose el estomago, Edward rio.

 

—Pues me gusta consentirte.

 

—Pues si sigues asi no me podre levantar de la silla— suelta una risita.

 

Habían pasado parte del día juntos, Edward la invito almorzar a uno de los restaurantes que habían en el centro comercial, habían comido demasiado Isabella pensaba que en cualquier momento reventaría, estaba satisfecha.

 

—¿Quieres ir al cine? — Pregunta Edward tomando por encima de la mesa la mano de Bella.

 

—No.

 

—¿Por qué no quieres? —Edward le sonríe confundido acomodando un mechón de pelo detrás de su oreja.

 

—Prefiero estar contigo no sé en un parque o algo parecido, en el cine no podremos hablar o hacer esto— y sin más se acerca a él para darle un pequeño beso en los labios, dejando a Edward completamente sorprendido ante su actitud.

 

—Te Amo—ella articula sin hablar, él le sonríe acariciando su mejilla.

 

—Yo mas— Isabella niega y se aleja un poco de él.

 

—No eres consciente de eso Edward Cullen— le sonríe— Ahora vamos necesito moverme— él ríe y se levantan, ya habían pagado la cuenta.

Toma la mano de su amada y como dos locos enamorados se encaminan por el centro comercial, mirándose el uno al otro cada vez que tenían la oportunidad, muchas personas le sonreían al pasar al lado de ellos, la atmosfera de amor se respiraba en el aire.

 

—Okey preciosa— Dice Edward tomando asiento en el volvo.

 

—Vamos— ella me sonríe, Edward se pone en marcha

 

*

 

Estaban sentados en una pequeña banca de un parque, Edward paso su brazo por encima de los hombros de Bella mientras ella apoyaba su cabeza en el pecho de él.

 

—Me parece increíble que estés aquí— Dice Edward besando su cabello marrón, Isabella cierra sus ojos y sonríe complacida.

 

—Y no me iré…— Jamás

 

—Tampoco pensaba dejarte ir, no de nuevo mi Pequitas— Ella levanta y voltea su rostro, se miran por unos segundos y el completamente concentrado acuna su rostro entre sus fuertes manos y se acerca hacia ella.

 

Une sus labios en un beso suave y tortuosamente lento, sus lenguas se acariciaban con delicadeza, Edward enreda su mano en el cabello de Isabella acercándola mucho mas a él, no quería perderla jamás, no ahora cuando este día había sido el mejor de su vida… que repetiría el resto de su vida, junto a su Bella.

 

—Sé mi novia— dice Edward segundos después de terminado el beso, sus manos aun acunan el delicado rostro de su amada, ambos se miran con pasión, deseo… Amor.

Isabella siente como las mariposas de su estomago cobran vida propia recorriendo todo a lo largo de su cuerpo, haciéndola sentir especial… viva.

 

—Si…— susurra apenas conteniendo la emoción de aquellas tres palabras que Edward le dijo, él sonríe y comienza besando sus mejillas, su pequeña nariz respingada, su frente finalizando en sus labios.

 

No se dieron cuenta cuando las luces del parque comenzaron a encenderse; los niños jugaban alegres, corriendo, riendo de aquí para allá, familias completas tiradas en el césped comiendo comida chatarra, el crepúsculo se perdía arriba de ellos creando la más hermosas de las veladas, el cielo anaranjado, las hojas de los arboles bailando con el viento, las risas de los niños, las parejas enamoradas que ambos veían pasar ¿Asi se veían ellos? ¿Locos el uno por el otro?... Isabella mira a Edward como si él fuera producto de un sueño, no quería separarse jamás de él, había encontrado el amor de su vida, aquel hombre que justo en este momento le regalaba una encantadora sonrisa; dejo volar su imaginación hacia dos años atrás… recordando aquel sueño en el cual ambos estaban juntos, completamente enamorados y tenían un hermoso bebe, Edward se veía diferente en ese entonces, mas hombre… pero ahora que lo veía, sentía que era igual a su sueño, un sueño que anhelaba con toda su alma.

 

—Es tarde— Isabella susurra acariciando el cabello de Edward, él  la mira fijamente, sin querer perder el contacto visual.

 

—¿quieres irte? — pregunta.

 

—No, no quiero separarme de ti…— Edward le sonríe.

 

—Eso es fácil de arreglar… no te vayas— alza sus cejas, haciendo un tierno puchero que derritió profundamente a Isabella.

 

—Qué más quisiera yo, pero no he llegado en todo el día a mi casa supuestamente estoy con Alice.

 

—Tengo que agradecer a mi hermanita — Edward besa suavemente sus labios.

 

—Pues yo ayer la quería matar sinceramente.

 

—Te agradecerías que no lo hagas, a pesar de que me cambio por Jasper aun la Amo—

 

—Que celoso eres Edward— golpea su pecho juguetonamente, provocando una pequeña risita en Edward.

 

—Pues si… muy celoso— admite algo sonrojado.

 

—Pues no deberías— comenta— Alice te ama…—

 

—¿Y tú?

 

—¿Yo qué? — se hace la desentendida sabía perfectamente a que se refería.

 

—¿Me amas? — Pregunta acomodando un mechón de cabello detrás de la oreja de Isabella, ella le sonríe con ternura, mirando y perdiéndose en aquellos hermosos ojos color jade, Edward era el hombre más hermoso que había visto, adoraba cada segundo junto a él y había sido tan malditamente estúpida en no admitir sus sentimientos hacia él cuando era el momento adecuado.

 

—Con todo el alma— le respondió segura, Edward le sonrió y le dio un beso corto en los labios susurrándole en un “Te Amo” sobre ellos.

 

—Creo que deberíamos irnos… es tarde.

 

—Pues vámonos, necesito hablar con Charlie— Isabella frunció el seño confundida.

 

 “¿Qué diablos tiene que hablar con mi papa?”- se pregunto mentalmente

 

—Necesito decirle que andaré de príncipe azul con su hija— Edward le sonríe— Quiero hacer las cosas bien… no quiero que me mate o algo por el estilo.

 

—¿No crees que ya estoy bastante grande para que le vayas a pedir permiso a mi papa para verme? — Pregunta haciendo su peculiar expresión de levantar su ceja derecha.

 

—Tienes veinte años Bella, eres prácticamente un bebe…— Edward se levanta del asiento y tira suavemente la mano de Bella para que se levante del asiento.

 

—No soy un bebe Edward…— dice algo molesta, ambos caminaban en el parque.

 

—Oh claro que lo eres… mira eres demasiado pequeña— la molesta, Isabella se enfurruña cruzándose de brazos… caminando a su lado con la vista al frente.

 

—Tan pequeña que podría tomarte con tan solo una mano— continua— un pequeño leoncito enfurruñado— Isabella le saca la lengua indignada, a decir verdad Edward no mentía, era pequeña al lado de él, le llegaba a la altura de sus hombros.

 

De pronto sintió como se alzaba en el aire, dio un pequeño grito a causa de tal inesperado susto… miro a su alrededor, Edward la cargaba suavemente al estilo “novia”, caminando por el parque.

 

—¡oh por dios Edward, Bájame!- pidió completamente colorada, sentía  curiosas miradas sobre ellos.

 

—No— apenas susurro Edward dejándole un suave beso en su oreja.

 

—Prometo no enfurruñarme y dejarte que hables con Charlie— dice como niña pequeña mirándolo a los ojos, Edward sonríe victorioso, dejándola en el suelo nuevamente.

 

—Te vez adorable molesta— dice Edward acunando el rostro de su amada en sus manos— y no te estaba pidiendo permiso para ver a Charlie… Iré a verlo contigo o sin ti mi nena— le guiña un ojo juguetón y Bella creyó morir en ese mismo instante.

 

—Bésame— pide haciendo un puchero, sin dejarlo responder toma el cuello de su camisa y lo acerca hacia ella, pone sus pies en puntitas, haciendo sonreír a Edward y juntan sus labios en un beso pasional, sus lenguas luchan la una con la otra, la cabeza de Isabella da vueltas por la falta de aire, Edward tomo de la pequeña cintura alzándola un poquito del suelo… la sensación era inexplicable.

 

De pronto sintieron un carraspeo justo al frente de ellos, Edward y Bella abren sus ojos y se miran por unos segundos; preguntándose quién los había interrumpido, Edward deja en el suelo a su Pequitas y ambos se voltean para ver de quien se trataba.

 

Isabella se paraliza inmediatamente al darse cuenta de quién se trataba, instintivamente toma de la mano de Edward apretándola con fuerza, por primera vez sintió miedo de perderlo, después de todo este tiempo está justo delante de ella la persona a quien menos esperaba ver...

 

Miro a los ojos de aquel curioso que los interrumpió, sus ojos eran inexpresivos, su mirada fría y calculadora, ¿Por qué?, se pregunto Bella completamente confundida… sus ojos por alguna razón se llenaron de lagrimas.

 

“¡Oh por dios Edward!…¿Por qué ahora?”—Pensó.

 

_____________________________________

Hola mis nenas, primero y antes que todo... quiero agradecerles infinitamente sus votos y comentarios del capitulo anterior, GRACIAS de todo corazón, ayudaron mucho a mi animo y a escribir para tenerles el capitulo lo antes posible, lo tenia listo hace ratito, solo me faltaban unoa detalles del final, no lo habia podido terminar por falta de tiempo. 

Espero que no esten muy decepcionadas con el echo de que aun no hacen el amor... CREANME por favor ajaj falta poquiiiiiiiiiisimo para eso.

Son novios... por fin ¿como se lo tomara charlie, Emmett? :O ¿IAN? WOW; y con quien creen que se encontraron; Con James, o Renata?? 

ajjaa soy malisima lo sé.

 

Besitos y muchos abrazos para ustedes, Regalenme algun votito si piensan que me lo meresco, y algún comentario jijij

Pueden buscarme en mi Facebook: Ani Cullen

Capítulo 18: Noche Mágica Capítulo 20: Mi corazón está puesto en ti

 
13610317 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 10187 usuarios