The Sound Of Silence (+18)

Autor: AniCullen17
Género: Drama
Fecha Creación: 06/04/2012
Fecha Actualización: 16/05/2013
Finalizado: SI
Votos: 71
Comentarios: 305
Visitas: 164597
Capítulos: 27

 

He vivido por 17 años, 11 meses, 3 días, y 10 horas, y en todo este tiempo… Jamás dije una sola palabra…hasta que te conocí.

 


 

 

Hola mis Lindas, acá estoy con mi Cuarto fan-fic, Espero que sea de su agrado,  para mí es un honor compartir esta nueva locura con ustedes, Las quiero mucho, ojala me gane algún votito o comentario de su parte...

 

The Sound of silence (+18) está clasificado para mayores de 18 años, contiene sexo explicito y  un lenguaje fuerte. Queda absolutamente prohibido publicarlo sin mi previa autorización

 

Este fic está protegido con los derechos del autor por SafeCreative, ¡NO al plagio! 

 

Fic "Lecciones para enamorar (+18)

http://lunanuevameyer.com/sala-cullen?id_relato=3490

 

Grupo de mis fanfic; 


http://www.facebook.com/groups/434770753266013/

 

Todas son bienvenidos/as 

 

 

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 15: Mi mejor decisión eres Tú.

 

 

 

Mi mejor decisión eres Tú

Capitulo quince:

 

 

—shhh…— Edward suavemente puso su dedo índice en los finos labios de Isabella, los acaricio suavemente deleitándose con la textura, podía sentir como el aliento de ella golpeaba su mano… la miró, ella era perfecta, completamente perfecta— Solo calla y Bésame Bella, bésame y déjate Llevar— Isabella observó su boca mientras soltaba aquellas palabras… subió su vista y quedo completamente atrapada en aquellos hermosos ojos verde esmeralda que la miraban con dulzura… Isabella estaba perdida, pero su decisión estaba tomada.

 

 

Isabella lo miro estupefacta, un cosquilleo recorrió cada parte de su cuerpo, aquellos hermosos ojos color jade la miraban esperando su reacción… sus labios entreabiertos no ayudaban en lo absoluto, Edward suspiro profundamente como si aquel gesto le ayudara a tranquilizarse.

Sus manos temblorosas viajaron hacia la pequeña cintura de Isabella… poco a poco su rostro fue acercando… estaba nervioso, expectante, pero ella no se movía, solo lo miraba fijamente a los ojos.

 

—Solo hazlo— Susurró ella antes de arrepentirse, jamás en toda su vida pudo haber pensado que solamente aquellas dos palabras la condenarían para siempre.

 

El silencio los invadió, Edward la contemplo por unos segundos, no quería que aquel perfecto momento fuera producto de un hermoso sueño… un sueño por el cual estaría dispuesto abandonar todo.

Sus manos alejaron los cabellos perfumados que se perdían en su rostro, Ambos respiraban con dificultad… Isabella se acerco un poco más a él, pasando sus delgados brazos por los hombros de Edward.


Los parpados de Bella se fueron cerrando al sentir un suave roce y la tibieza de los labios de Edward, ¡Sabían a gloria!, Edward la besaba dulcemente, queriendo prolongar el momento, al comienzo solo un pequeño roce en sus labios… un roce que les produjo un exquisito cosquilleo en sus cuerpos.

Sus alientos se mezclaron creando un nuevo sabor jamás probado.

Él la abrazaba acercándose mas, quería todo… absolutamente todo de ella, se sentía tan bien tener a Isabella entre sus brazos, quería protegerla de todo y todos.

 

Edward acariciaba su pequeña cintura, eran toques suaves y dulces… un extraño sentimiento lo invadió; quiso pertenecer a este lugar para siempre… junto a ella.

 

Sin prisas… Despacio se deleitaban, se conocían. Isabella acariciaba y tiraba del cabello de Edward, enredando sus delgados dedos en el, sus respiraciones chocaban, sus lenguas recorrían sus bocas, jugando con el paladar, la intensidad fue subiendo en aquella danza tan personal… estaban hambrientos el uno del otro.

 

Y Sin llegar a más, se separaron… no dijeron absolutamente nada, todos sus sentimientos habían quedado demostrado en aquel beso.

 

—Eres hermosa— Se acercó hacia ella sonriendo con dulzura, acunando su delicado rostro entre sus manos, acariciándolo con sus pulgares.

 

—Edward…— su voz salió temblorosa, se sentía prácticamente en las nubes, agradeció que Edward estuviera acariciándole el rostro… era una prueba de que todo aquello si había sucedido.

 

—Shhh… no digas que esto fue un error… no después de la forma en cómo nos acabamos de besar— Edward ahora acariciaba su espalda… acercándola más hacia su cuerpo.

 

—No iba a decir eso… pero…— Isabella levanto la mirada para encontrarse con la de Edward, olvidando rápidamente lo que estaba a punto de decir, se perdió nuevamente en sus ojos… un nuevo sentimiento invadió su corazón…y nuevamente junto sus labios.

 

El beso esta vez fue más pasional, sus lenguas luchaban la una con la otra… las manos de Edward instintivamente fueron bajando hacia llegar hacia la parte baja de su espalda.

Isabella acariciaba el pecho de Edward con su mano derecha, y su hermoso cabello cobrizo con su mano libre, sus labios seguían unidos, sus respiraciones se volvieron dificultosas, el roce de sus cuerpos era exquisito; Isabella disfruto de aquella sensación tan placentera que recorría todo su cuerpo… centrándose en aquella parte tan intima, que comenzaba a reaccionar con las suaves caricias, los dulces besos y la respiración agitada de Edward, se sentía completamente extraña… deseosa de más.

 

Les costaba respirar, pero no querían romper la conexión entre ellos, Edward dejo sus labios para comenzar a besar cada parte del rostro de la joven… comenzando por ambas mejillas… su frente y la punta de aquella respingada nariz.

 

—Me encantan tus pecas mi “Pequitas”— ella se alejo un poco de él, mirándolo confundida—¿dije algo malo? — pregunto él, al sentir su mirada, trato de acercarse a ella nuevamente, podía ver que su rostro reflejaba confusión.

 

—No… en lo absoluto…Edward... — estaba nerviosa, no sabía cómo reaccionar, sus ojos no querían abandonar el contacto visual que mantenía con Edward, pero no pudo con ello, desvió la mirada rápidamente buscando inútilmente algún pretexto para salir corriendo de aquella habitación, aunque su frágil corazón pedía a gritos todo lo contrario.

 

—Bella… yo…— se sentía como un estúpido no quería que este momento se acabara — tengo que salir ahora— Isabella por alguna razón suspiro profundamente cerrando los ojos fuertemente… “que idiota soy” se lamento, ¿Qué esperaba? ¿Qué Edward no la dejara salir jamás de ahí? ¿Qué se quedara con ella para siempre?, “Diablos en qué momento mi vida cambio tanto, hace unos instantes me hubiera ido feliz a mi casa tras una nueva lección de piano…¿pero ahora?... ahora solo hay confusión”

 

—Claro… mejor…me voy— dijo evitando su mirada,  cogió su bolso que había ido a parar al suelo, camino hacia la entrada de la casa pero Edward se adelanto.

 

—Te llevo a tu casa…— declaro rápidamente  acercándose a ella, tomó sus delicadas manos depositando un suave beso que robo un suspiro inesperado en la joven… miro a Edward nuevamente ¿Cómo había cambiado tanto la relación entre ellos?, hace unos minutos eran “amigos” pero ahora ¿Qué?; De un momento a otro paso a la culpa, jamás en su vida se sintió tan parecida a Renata por jugar con los sentimientos de los demás… Ian vino a su mente rápidamente, él era tan bueno; tierno; cariñoso y atento con ella, él no merecía algo asi.

 

—¿Qué sucede pequeña? — Edward se percato como isabella estaba con la mirada perdida…—¿Qué paso? — volvió a preguntar mientras la abrazaba, depositando un dulce beso en su cabello.

 

—Es solo que…— su voz se quebró, Edward se alarmo… maldición la había hecho llorar y no sabía el por qué— es solo… que Ian…— al pronunciar su nombre rompió en un llanto completamente histérico que Edward jamás había oído… se sorprendió.

 

—Shhh… tranquila— acariciaba su espalda— no temas de lo que sientes—la joven derramaba sus lagrimas sobre el pecho de Edward… se sentía tan confundida.

 

—Llévame a casa… por favor— se separo del cuerpo de Edward y volteo abriendo la puerta principal, saliendo rápidamente hacia el volvo… no quería dar la cara a Edward, no podía… sabía que su voluntad iría a parar al suelo, y ella no olvidaba a Ian… “diablos, soy una estúpida, una estúpida”

 

Edward quería hablar con ella, tomar su mano mientras conducía, pero no dijo nada, sus manos se aferraban al volante tratando de tranquilizarse ¿en qué pensaba?... como deseo en ese momento leer la mente de aquella joven tan extraña… tan misteriosa.

 

Sabía exactamente lo que tenía que hacer, no era algo que tuviera que pensar, no se sentía feliz… Victoria no merecía esto… la había engañado, si bien su relación no era la mejor y solo la había visto dos veces en esta semana, ella era una buena mujer, no lo merecía.

 

—Hablare con Victoria…— Dijo de pronto mirándola de reojo, Isabella quien iba distraída mirando el paisaje lo miro detenidamente, haciendo aquel gesto suyo tan particular…levanto su ceja asombrada.

 

—¿Por qué? — no supo que mas preguntar.

 

—Por lo que sucedió en mi casa, ella no merece que yo la engañe… — Isabella se sintió aun peor, la ira se apodero de su cuerpo, sus nudillos se volvieron blancos ¡ELLA LO ENGAÑABA DESDE HACE MUCHO TIEMPO!

 

—mmm…— se encogió de hombros sin decir ni una sola palabra, miro a Edward nuevamente… no se veía culpable, pero sabía que en el fondo se sentía mal por Victoria tanto o más como ella se sentía culpable por Ian.

 

—No te confundas, no me arrepiento de lo que sucedió— Edward malinterpreto la ira de isabella al verla cerrar sus ojos y frotarse la sien.

 

—No es eso Edward— su voz sonó dura.

 

—Mira hablare con ella de acuerdo, ella no se merece eso, sé que tal vez tu relación con ella es nula, pero ella es buena… no puedo mantenerla engañada—“yo ya no siento lo mismo por ella” — le haré daño… Victoria me ama…— siguió hablando pero isabella no lo escuchaba, su respiración se volvió dificultosa cerró los ojos tratando de controlar la ira que recorría cada parte de su cuerpo, ¡si tanto se arrepentía, porque la había besado!; Además Edward no tenía derecho a sentirse culpable, cuando Victoria oculto una verdad todo este tiempo; trato de relajarse, pero Edward seguía con sus culpas… culpas que ella no estaba dispuesta a escuchar.

 

—¡VICTORIA SE ACOSTABA CON IAN!- soltó de pronto, Edward freno en seco provocando que ambos dieran un pequeño saltito…”mierda mierda, ¿Qué diablos?...¿cómo se me ocurre decirle algo así?, soy una estúpida inconsciente”

 

—¡¿Qué dijiste?! — pregunto estacionándose en el asfalto, Isabella se llevo ambas manos hacia su boca y Edward por su parte se volteo a mirarla pasando sus largos y delgados dedos por su cabello ¡no podía creer lo que sus oídos habían escuchado!...¿cómo?¿cuándo?, ¡maldito Ian! ¡Maldita Victoria!...cerró los ojos con fuerza…tratando de apaciguar la rabia contenida.

 

—Eso… ellos se conocieron hace unos años… pero a mí no me corresponde decirte más que eso…— Isabella se molesto un poco.

 

—¡¿piensas soltarme eso y dejarme así como así?! — su voz sonaba dura y fuerte… Isabella se sintió como una completa idiota, era obvio que le dolía, ella era su novia, él la quería… —¿hace cuanto lo sabes? —preguntó más calmado al ver la expresión de Isabella… no quería que malinterpretara las cosas, no estaba enfadado con ella.

 

—En la fiesta de año nuevo, Edward ¡llévame a casa! — Edward no dijo más… no podía procesar con tranquilidad aquella información que isabella le había entregado, ¿por eso victoria tenia actitudes extrañas cuando estaba junto a Ian?... 

No sabía cómo reaccionar… no se sentía furioso, un poco traicionado sí, pero si esta información la hubiese sabido hace unos meses estaría completamente histérico… esta solamente era otra prueba que confirmaba lo que sentía por Victoria… absolutamente nada.

 

—Llegamos señorita, sana y salva en su casa — Isabella lo miro frunciendo el seño ¿sufría algún tipo de enfermedad con personalidad múltiple?, hace cinco minutos prácticamente le gritaba y ahora le hablaba con dulzura…”está loco”

 

—Gracias, nos vemos…pronto— A pesar de todo su corazón dio un vuelco al decir aquellas palabras, aquel “pronto” por alguna razón le sonaba tan lejano… su corazón latía con fuerza pero Isabella estaba dispuesta a luchar contra lo que sentía; Abrió la puerta del Volvo para salir de ahí y refugiarse en su habitación para pensar.

 

—Bella…— la llamó tomando su antebrazo… esta se volteo perdiéndose nuevamente en aquellos hermosos luceros verdes— quisiera venir a verte… mañana si puedes— lo miro estupefacta, no podía creer lo que acababa de escuchar, era oficial, Edward había perdido la capacidad de pensar y razonar… en pocas palabras estaba completamente loco.

 

—Creo que no — dijo ella suspirando, Edward soltó su brazo rápidamente, su respuesta lo confundió — Mañana necesito ver a Ian— sin más salió sin decir ninguna palabra.

 

*

*

*

 

—Creí que no aceptarías esta vez— él sonrió avergonzado.

 

—No podría rechazarte sería demasiado estúpido de mi parte— la muchacha rápidamente sintió sus mejillas arder… a veces soltaba sus palabras sin razonar… seguramente él creería que es una niña estúpida.

 

—Me alegra saberlo, porque desde ahora te raptare todas las veces que sea necesario— se detuvo en seco quedándose atrás… la joven volteo mirándolo detenidamente, preguntándose porque razón se había quedado quieto.

 

—Ven aquí mi Pitufina — Alice comenzó a reír ante el apodo que Jasper le había dicho.

 

—No soy tan pequeña— le saco la lengua acercándose a él.

 

—Para mí lo eres… pero es mejor asi, me encanta cuidarte — se acerco a ella, pasando sus brazos por la cintura de Alice, acariciándola suavemente— sentémonos aquí— señalo una banca que estaba junto a ellos.

 

—Quiero presentarte a mi madre y hermana— Jasper acariciaba el cabello corto de Alice, provocando que la joven cerrara los ojos dejándose llevar por la sensación de sus dedos en su cabello.

 

—¿Q-u-e? — su voz salió temblorosa, se separo un poco de él para poder mirar mejor su rostro… “debe estar de broma”

 

—Eso, quieren conocerte, y yo quiero presentar a mi Pitufina— Alice se puso completamente colorada, no sabía que responder, como reaccionar, todo era nuevo para ella, pero tenía que comportarse como una mujer no como una niña.

 

—¿Cuándo? — pregunto tratando de calmar sus nervios, ¿Qué pensaría su madre de ella?...¿y si no la aceptaban?

 

—No sé quizás… en estos días…—  otra vez entrelazo sus brazos alrededor de la pequeña cintura de Alice, arrastrándola nuevamente hacia su pecho.

 

—estás loco Jasper…—

 

—mmm… podríamos decir que si, solo un poco— sonrió besando su frente.

 

Ambos jóvenes se llevaban de maravilla, Jasper estaba realmente interesado en Alice, aquella pequeñita que poco a poco se iba ganando su corazón, las salidas, los paseos de la mano eran cada vez más constantes, sus labios se habían unido hace unos días, para volverse completamente adictos de ellos, aun no tenían nada formal, Jasper pretendía presentarle a parte de su familia, ya que su padre aun se encontraba en Seattle, se sentía nervioso, él no tenía tanto dinero como el que poseía Alice, eso lo asustaba un poco; ella era tres años menor que él, aquello también podría ser un factor por si sus padres se oponían a su “relación” por llamarlo de alguna forma.

 

—¿En qué piensas? — Alice preguntó escondiendo su rostro en el cuello de Jasper.

 

—En tus padres— Alice se incorporo.

 

—¿Hay algo de malo con ellos? — Pregunto apartando un cabello rebelde de Jasper que había salido de su lugar

 

—¿Qué pensaran de nosotros?, tu eres bueno menor que yo, tu familia es adinerada—

 

—Si piensas que mis padres no te aceptaran por aquella tontería estas equivocado— Alice hablaba seriamente, no podía creer lo que sus oídos escuchaban— comprendo que estés nervioso, pero iremos con calma Okey…— Jasper asintió y unieron sus labios dulcemente… deleitándose con sus sabores.

 

—Alice…¿puedo hacerte una pregunta? — dijo juntando sus frentes, Alice miro los ojos azules de Jasper.

 

—Dime— por alguna razón desconocida el corazón de Alice latía con fuerza, golpeándole las costillas.

 

—¿quieres ser mi novia?... — Alice lo miro detenidamente ¿había escuchado bien?, pestaño varias veces tratando de asegurarse que Jasper no era parte de su imaginación, era tan bueno, noble… tierno, que a veces pensaba que todo era un sueño.

 

—Si… si quiero ser tu novia Jasper — dijo sonriendo, jugueteo con sus cabellos, uniendo nuevamente sus labios, tenían la esperanza en que en un futuro todo saldría bien.

 

*

*

*

 

Edward se quedo prácticamente con la palabra en la boca mirando como isabella caminaba hacia su hogar, trato de reaccionar, pero le fue imposible ¿pensaba ver a ese idiota nuevamente?...!mierda! ¿En donde los dejaba a ellos en todo este lío?, ¿Qué estaría pensando ella justo en este momento?, las dudas invadieron su mente, se sentía vulnerable… necesitaba las respuestas a todas estas preguntas, pero primero tenía que comenzar haciendo lo correcto.

 

No sabía el por qué había tardado tanto en llegar a esta conclusión, ¿tan ciego había estado?, todo hubiese sido más fácil si ni Ian y Victoria estuvieran en la ecuación, entendía perfectamente a Isabella, no podía juzgarla, a pesar de toda la mierda que sentía hacia Ian, él la había acompañado siempre, sobre todo al comienzo… “Maldición”, sabía que había cambiado en compañía de Victoria, hubo un tiempo en el cual ni siquiera hablaba con Emmett, ¡se había perdido de tantas cosas!, pero en su corazón tenía la esperanza de recuperar todo el tiempo que perdió comportándose como un idiota… el primer paso era este.

 

 —¿Qué haces aquí? — Estaba tan extrañada de verlo ahí en el living de su casa, últimamente ni siquiera la llamaba, aquello no le daba buena espina, de pronto se puso demasiado nerviosa para besarlo.

 

—Vine a verte, necesito hablar contigo— Edward guardo sus manos en los bolsillos de su pantalón, miró a Victoria sin poder creer como le había “ocultado” información todos estos meses, ¿existió realmente aquella muchacha dulce e inocente?, la que solía sonrojarse, solían sonreír juntos… pero ahora mirándola fijamente comprendió que todo fue una mentira.

 

—Hummm…— Victoria no supo qué hacer, su intuición femenina le pedía a gritos que distrajera a Edward a como dé lugar—¿Subamos a mi habitación? — Edward soltó una risa irónica negando con la cabeza.

 

—Tu madre acaba de salir, ella me abrió…Prefiero que hablemos aquí— Victoria asintió… solo le rondaba una idea en la cabeza.

 

—¿y bien?  — preguntó sentándose en el living de su pequeña casita, Edward la imito tomando asiento que estaba al frente de Victoria.

 

—¿Por qué jamás me dijiste que estuviste con Ian? — Edward soltó sin rodeos, no quería perder el tiempo ansiaba volver a ver a Isabella… aunque ella no se lo permitiera lucharía por ella.

 

—Edward…— Victoria se llevo las manos a la boca impresionada, no contaba con que Edward supiera la verdad…¿pero por que se veía tan tranquilo? ¿No le haría una escena de celos?, quizás esta mas enamorado de ella de lo que creía.

 

—Solo dime eso— Edward suspiro reposando su espalda en el sofá que estaba al frente de Victoria, tenía una vista asombrosa desde aquí, el rostro de victoria no tenia precio.

 

—Yo…— “piensa rápido Victoria”— yo… no lo creí importante, Edward mi amor, eso jamás significo nada para mi…— Victoria se levanto caminando nerviosamente por el living de su casa, Edward la observaba ir y venir— además paso hace ya mucho tiempo— agregó de pronto.

 

—¿Sientes algo por él aún? — preguntó Edward demasiado tranquilo, Victoria agradeció no mirarlo… “¿Por qué diablos esta tan tranquilo?¿no se va alterar? Es como si estuviera hablando del tiempo… mierda, esto terminara mal, muy mal”

 

—¡COMO PUEDES CREER ALGO ASI! — Le gritó mirando por la ventana…— Edward…— acomodo su cabello color fuego hacia su hombro derecho, pestañando para lograr que las lagrimas salieran de sus ojos… cuando tuvo sus resultados se volteó hacia Edward… que miraba hacia la nada golpeando el piso con su pie derecho esperando respuestas — mi amor….- corrió hacia él, flexiono sus rodillas para quedar a la altura de Edward… tomo las manos de él entre las suyas, soltando lagrimas de cocodrilo— Yo te amo…— Edward rápidamente alejo su cercanía, incorporándose…ambos quedaron de pie mirándose fijamente.

 

—Victoria… yo…— el hecho que él no la amara no lo hacía menos difícil— yo… yo quiero estar solo, lo que siento por ti no es lo mismo que sentía antes… lo siento— el corazón de Victoria se congelo en aquel momento, el no podía dejarla, ¡NO PODIA!, su mente trabajaba tratando de encontrar alguna excusa para que él no la dejara.

 

—No, no, no… eso que dices es una estupidez, tú me amas, yo se que lo haces amor… es solo que has estado ocupado últimamente…— Victoria esta vez sí lloraba… se abalanzo hacia Edward enredando sus brazos alrededor del cuello de su hombre… casi imposibilitándole respirar.

 

—Victoria…— Edward tomó las manos de Victorias alejándolas de su cuello— por favor no hagas esto mas difícil, deberás lo siento— suspiro.

 

—¡ES POR ELLA! — le grito una vez que Edward miro hacia la salida para escapar del lugar…

 

—No sé de que hablas— se hiso el desentendido no quería involucrar a Isabella en este asunto, Bella aun no tomaba su decisión, no quería interferir en su vida si ella no estaba preparada.

 

—Claro que lo sabes, ¿crees que no sé qué te reunías con ella después de la universidad?... te vieron un día en el centro comercial con ella, en la tienda de música...¿pretendías que estuviera en secreto aquella amistad con la idiota?, ni siquiera es una mujer con todas sus letras,  mírame Edward, no puedes compararme con esa, soy mucho mas mujer que ella, mucho más hermosa, los hombres me desean y ella…¿Acaso te olvidaste que la tratabas como un bicho raro cuando apareció? ¿Qué ni siquiera le hablabas, por que estabas tan ocupado haciéndome el amor para tomarla en cuenta? ... —

 

Edward se quedo en completo silencio, sus manos se convirtieron en puños, la ira recorría su cuerpo al escuchar como Victoria soltaba sus palabras llenas de veneno hacia Bella, ¡Cuánto tiempo estuvo equivocado!

 

—Es cierto, no te existe comparación entre ustedes dos— Victoria sonrió dichosa al escuchar a Edward— Porque tu corazón está podrido, ¿Cómo puedes hablar asi? ¿Quién eres? ¿Acaso fingiste todo este tiempo?... Isabella es una mujer dulce e inocente… sincera, ella jamás sería capaz de hacerle daño a alguien, pero sabes que Victoria, no me interesa lo que pienses tú, no te amo… creo que jamás lo hice, siento hacerte pasar por esto, pero es lo que siento, no puedo estar contigo—

 

 

Victoria se quedo estupefacta, no podía creerlo ¿se deshacía de ella asi como asi?, “Maldito Edward”… decía entre llantos, se derrumbo sobre el suelo, sin poder creer lo que estaba pasando, toda la culpa la tenía Isabella Swan, había conquistado a Ian y ahora  a Edward, aquello no podía permitirlo… tiro abajo todos los adornos que reposaban en una encimera, tratando de apaciguar un poco la ira que sentía hacia Isabella Swan.

 

Edward camino hacia su Volvo rápidamente, escucho unos ruidos desde el interior de la casa, pero no se devolvió a ver, sabía que había hecho lo correcto, aquella relación con Victoria no llegaría a ningún lado, mucho menos ahora que ni siquiera había amor de por medio.

Entro a su volvo y no pudo evitar suspirar mirando la pequeña casita, a pesar de todo sentía un peso menos en su espalda, sentía que podía respirar tranquilo y sin dificultad, ahora solamente quedaba lo más difícil… ganarse el corazón de Isabella Swan.

 

_______________________________________________________

Hola mis niñas, perdooon por la demora, tuve un accidente domestico jaja,  limpiando mi casa... bueno se me esguinso la mano.. es un esguince grado dos, y me duele bastante... escribi el capitulo con mucho esfuerzo, sé que a lo mejor no es un capitulo muy extenso, pero comprensioon!! ajaja me duele mucho mover la mano.

 

ahora al cap..¿que les parecio?, necesito sus opiniones!!,por fiiiiiin se besaron, algunas por ahi creian que podria ser un sueño, pero no, se besaron !ya era hora!, Victoria para felicidad de muchas Edward la mando a volar, esperemos que no de problemas.

Les mando Besos y cariños desde Chile, espero sus comentarios es lo que mas ansio!!!, simplemente los amo. y si quieren regalarme algun votito tambien *-* recuerden que solo se aceptan votos de las niñas que estan registradas en la pagina :/... mis lectoras silenciosas les mando tambien besos ... pueden agregarme a mi Facebook para que vean los adelantos que subo cada semana.

 

Bye son las mejores, les mando besos su amiga

 

Anie.

Capítulo 14: Aprendiendo de ti. Capítulo 16: Recuerdos & Realidad.

 
13610317 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 10187 usuarios