The Sound Of Silence (+18)

Autor: AniCullen17
Género: Drama
Fecha Creación: 06/04/2012
Fecha Actualización: 16/05/2013
Finalizado: SI
Votos: 71
Comentarios: 305
Visitas: 164760
Capítulos: 27

 

He vivido por 17 años, 11 meses, 3 días, y 10 horas, y en todo este tiempo… Jamás dije una sola palabra…hasta que te conocí.

 


 

 

Hola mis Lindas, acá estoy con mi Cuarto fan-fic, Espero que sea de su agrado,  para mí es un honor compartir esta nueva locura con ustedes, Las quiero mucho, ojala me gane algún votito o comentario de su parte...

 

The Sound of silence (+18) está clasificado para mayores de 18 años, contiene sexo explicito y  un lenguaje fuerte. Queda absolutamente prohibido publicarlo sin mi previa autorización

 

Este fic está protegido con los derechos del autor por SafeCreative, ¡NO al plagio! 

 

Fic "Lecciones para enamorar (+18)

http://lunanuevameyer.com/sala-cullen?id_relato=3490

 

Grupo de mis fanfic; 


http://www.facebook.com/groups/434770753266013/

 

Todas son bienvenidos/as 

 

 

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 11: The Sound of Silence

 

 

The sound of silence

Capitulo once

 

 

!Pero yo no lo permitiré!...

 

—Emmett…yo…— Ian tenía su mano derecha en la pequeña cintura de una muy sonrojada Isabella, la joven se volteo y escondió su rostro en el pecho tonificado de Ian…este no pudo evitar sonreír como un tonto al sentir su cercanía.

 

—¡Te dije que la soltaras!— Edward se sintió orgulloso de su mejor amigo, ¿Qué se cree este idiota con cara de santo para tocar a la pequeña de bella?... dios ¡ES UNA NIÑA!.

 

—Mira Emmett, esto es mi culpa…yo…— Emmett se adentro a la habitación de isabella, enfrentando a su amigo Ian, este soltó el cuerpo de bella ella bajo la mirada avergonzada por la situación en la cual se encontraban, mordió su labio inferior, aquello a Edward le pareció de lo mas adorable… este se adentro a su habitación, era muy linda… muy de ella, salvo por la ropa tirada en el suelo, las cajas y las bolsas desparramadas.

 

—Shh…— Emmett acaricio su mentón, mirando fijamente a Ian haciéndose el misterioso, nadie sabía lo que pasaba por la mente de emmett en ese momento, el hombre de ojos celestes miraba nervioso a su amigo, temiendo la reacción que pudiera tener… ni siquiera se había percatado que Edward estaba en la habitación cruzado de brazos alzando una ceja, esperando la paliza que emmett le daría a Ian, aquello era digno de ver… había esperando tanto por este momento, lo mejor sería que lo sacara a patadas de la casa, por abusador de menores, sabía que Bella tenía 18 años, pero por lo poco y nada que la conocía sabía que era una niña… jamás paso por su mente verla besándose con Ian… aquello ciertamente lo desconcertó… y no sabía el por qué.

 

¡El maldito se cree modelo de pasarela!...estúpido engreído.

 

Edward apretó sus puños… Emmett se estaba demorando mucho en golpear el rostro de degenerado maricón que tenia Ian.

 

—estas consiente que es con ¡MI HERMANITA!, con quien te besabas… ¿cierto? — Emmett camino unos pasos en círculo alrededor de la “pareja” ella movía y miraba sus pequeñas manos nerviosamente, Jamás se había sentido tan avergonzada.

 

—Emmett… no le hare daño, me gusta y mucho…— en ese momento 3 pares de ojos lo miraron sorprendidos… Emmett no podía creer lo que sus oídos escuchaban… Edward tenía los puños apretados, estaba más que seguro que el modelito Ian quería aprovecharse de bella… y esta solo sonrió de una manera patéticamente estúpida por la declaración que había escuchado salir de los sensuales labios de Ian.

 

El rostro de Emmett se volvió serio… frunció el entrecejo, miro a Edward por un momento y este le alentaba con la mirada que le diera la paliza de su vida… aunque claro, emmett jamás capto aquel mensaje tránsfugo.

 

 

—Jajajajaja….- se carcajeo Emmett haciendo que Edward y bella lo observaran como si fuera un completo loco. — jajaja, tu expresión de terror Ian… fue jajaja, realmente gratificante…— La mandíbula de Edward prácticamente había ido a parar al primer piso… los ojos verdes miraron a su amigo sin poder creer lo que escuchaba…

 

¡Maldito modelo, los tiene a todos engañados!

 

—¿no estás enfadado? — Ian respiro aliviado.

 

—No como crees… mientras mi Belly sea feliz, no soy quien para golpearte el rostro, pero tómalo como una advertencia…— emmett acaricio el cabello de su hermana…

 

Edward no pudo escuchar mas… prácticamente voló de la habitación, no sabía por qué le daba tanta impotencia, Emmett era un maldito idiota por permitir eso…

 

—¿se va joven Edward? — Raquel pregunto sacudiendo los cuadros que se encontraban en el pasillo hacia la salida de la gran mansión.

 

—Si— dijo cortante, salió al garaje y cogió su volvo plateado… condujo dando vueltas por la cuidad completamente distraído. No podía creer como Ian podría ser descarado… Estaba completamente seguro que se quería aprovechar de la pequeña de isabella… no sabía por qué le interesaba tanto sacarla de las garras de aquel estúpido, lo mejor sería preocuparse de sus asuntos… pero ¡Diablos!, ella ya había sufrido bastante en el pasado para venir a sufrir nuevamente, estaba consiente como ella estaba cuando casi la atropello, ella prácticamente estaba en los huesos… una niña asustada, completamente extraña y por alguna razón desconocida el destino lo había puesto primero a él en su camino, pero estaba tan malditamente cegado con el trasero de victoria que no supo ver las señales.

 

Victoria…suspiro su nombre con algo de pesar al recordarla.

 

 Lo mejor sería tener vigilado a Ian, no bajar la guardia pero siempre manteniéndose en su lugar… quizás debería acercarse a ella y descubrir su modo de pensar aunque claro, con ella todo era más complicado ¿Por qué no hablaba?... ¿Cómo una persona puede estar sin comunicarse?... aquella pregunta lo tenia obsesionado, ¿sabría escribir, leer? ¿Cómo se escucharía su voz?, quizás ronca, suave, bajita o alta... de pronto sintió una enorme curiosidad por saber más de ella, no lo había visto con completa claridad hasta ahora, ella a pesar de ser Isabella Marie Swan era un completo misterio para todos.

 

Su móvil comenzó a sonar, se estaciono en un lugar apartado… miro a su alrededor estaba lleno de arboles y completamente solitario, miro la pantalla y sonrió un poco.

 

—¿Bueno? — bajo el volumen de la música ambiente que estaba escuchando para relajarse.

 

—Estúpido, idiota, insensible… ¿COMO SE TE OCURRE DEJARME SOLA?- le grito una voz fina al otro lado de la línea, Edward tuvo que alejar un poco su celular de su oído… realmente estaba molesta.

 

—Lo siento, no fue mi intención…— trato de disculparse, pero rápidamente lo interrumpieron.

 

—¡TENGO 15 AÑOS EDWARD!, ¡QUIZAS UN LADRON SE PUDO HABER COLADO POR MI VENTANA!, ¡VIOLARME O MATARME MIENTRAS TU TE LO PASAS BIEN CON LA CABEZA DE TOMATE… MALDITO IDIOTA GIGANTON!— Edward soltó una carcajada sonora ante el apodo que Alice la había dado a su novia— ¡no me estoy riendo Edward hablo enserio! — se quejo completamente furiosa.

 

—Lo siento enana, lo que sucede es que bueno, fui a ver a Emmett, me quede hablando con él, arreglamos nuestras diferencias…— silencio al otro lado de la línea, Alice procesaba la información en su mente.

 

—Hace algunos días que no veo a Bella… ¿Cómo esta ella? — cambio de tema Alice, su hermano suspiro pesadamente al recordar a Ian— En casa de cuento, iré para allá, no tardo— pasó la mano por sus cabellos alborotados.

 

—Está bien, Adiós gigantón— susurro antes de colgar.

 

*

*

*

 

Los días fueron pasando lentamente, Nadie se dio cuenta cuando ya era noche buena, se encontraban en la casa de los Cullen preparando la cena.

 

—Hija cambia la cara cariño— Esme le susurro a su pequeña Alice quien estaba desanimada mirándose nuevamente al espejo en su habitación, llevaba un vestido holgado de color blanco con un cinturón delgado anudado en su cintura, medias más oscuras y botines.

 

—lo siento mamá, es solo que me duele un poco la cabeza— Mentía, la joven se sentía completamente mal al tener que ver como bella e Ian se demostraban cariño, no los había visto juntos, pero aquel día que Edward desapareció en la noche, el le llego contando como Emmett había encontrado a la pareja besándose en la habitación de ella…aquello le dolió profundamente en el corazón… había sido el primer hombre que verdaderamente le gustaba y el sentimiento no era reciproco.

 

—Le diré a Carlisle que te revise— Esme alzo la ceja preguntándose si verdaderamente era eso…

 

—No, no es necesario... — Alice trato de sonreír— ¿a que ahora llegan los Swan? — Esme la miro detenidamente, ella jamás los llamaba “los Swan”.

 

—en una hora más o menos…¿sabes dónde anda tu hermano a todo esto? — la mujer cambio el tema de conversación.

 

—Seguramente con la cabeza de tomate—Alice se encogió de hombros, no le interesaba en lo absoluto donde Edward tenía su trasero.

 

—Alice— la reprendió Esme negando con la cabeza— no la trates asi, es la novia de Edward hace ya varios meses, deberías hacer el intento de llevarte mejor con ella, Edward ya es grande hija… si las cosas siguen asi quizás hasta haya matrimonio— Alice abrió los ojos como platos, aquello sí que no podía permitirlo… eso no lo podría soportar, la encontraba tan engreída.

Esme dejo sola a su hija en la habitación, dejando que descansara un poco y prometiéndole que si seguía sintiéndose mal llamaría a su padre

 

—Estúpida cabeza de tomate… es tan falsa— susurro Alice sentándose en la cama, Edward en un momento de desahogo le había dicho lo que sucedió con Amy y victoria, ni siquiera sabía cómo su hermano la había perdonado, seguramente había movido ese culo lleno de celulitis…

 

¡DIABLOS NO LA SOPORTO!

 

*

*

*

 

—¿No puedo ir? — Victoria susurro contra los labios de Edward, este se separo un poco de ella, no podía estar enfadado con ella toda la vida, pero ahora las cosas eran un poco mas diferentes, Edward  en parte estaba recuperando su vida antes de ella, estudiaba, salía con su hermana menor, salía a veces con Benjamín un amigo de la Universidad, salía con Emmett… ahora su tiempo no era completamente para ella.

 

—No Victoria, ¿Cómo dejaras a tus padres solos hoy? — Edward frunció el seño separándose de ella mirando fijamente esos ojos celestes que ella poseía.

 

—Mi Padre sale siempre en las navidades Edward, con mi mamá nos quedamos solas— suspiro recostándose en el capo del  volvo de Edward.

 

—pues con mayor razón no la puedes dejar sola, además estará Amy y Alice no quiero problemas con ellas…— la mujer pelirroja se acerco a él con mirada acechante, paso sus brazos por el cuello de Edward, haciendo que de pronto este quisiera separarse por alguna razón.

 

—yo sé que quieres venir a verme luego ¿no? —

 

—quizás mañana… ahora me tengo que ir, se me hace tarde y esme me debe andar buscando, que pases buena noche— le dio un suave beso en los labios y sin esperar respuesta de Victoria se subió a su volvo, haciendo que la chica se moviera hacia la acera completamente confundida, Edward estaba teniendo un comportamiento bastante extraño con ella… pensaba que con los días volviera a ser el mismo de antes, pero al parecer aquello no pasaría, frustrada se adentro hacia su casa.

 

Edward condujo hacia su mansión algo cansado, había pasado todo el día con victoria, en el centro comercial… aquello lo apestaba un poco, la gente corría por las ultimas horas que les quedaban para malgastar el dinero.

 

—Hijo hasta que llegas, ve a cambiarte— le dijo Esme acomodando los últimos detalles en la mesa, sonrió como un tonto, aquellas fechas lo hacían sentir como un bebe, aun podía recordar cuando era un niño completamente desesperado por ver a santa Claus… Alice bailando por ahí… el tocando el piano, haciendo a sus padres completamente felices.

 

Subió a grandes zancadas hacia su habitación, se ducho y cambio su atuendo para algo más acorde a la situación, unos jeans negros con una camisa celeste, se miro al espejo de su cuarto de baño pasando sus largos dedos por aquel cabello rebelde… tendría que visitar prontamente el peluquero, aquello no le gustaba en lo absoluto, pero no quería parecerse al naufrago.

 

—¿Edward? — La vocecita de su hermana menor interrumpió en la habitación, Edward salió del baño mirándola detenidamente, le sonrió cálidamente.

 

—¿Qué sucede enana? — se acerco a ella con cautela, los ojos claros de Alice estaban algo tristes.

 

—mmm… yo, este Edward… ¿vendrá Ian cierto? — el solo hecho de que su hermana pronunciara el nombre del “modelito” le causo nauseas.

 

—lamentablemente si — suspiro acariciando el cabello castaño de Alice, esta bajo la mirada… tenía una pequeña esperanza que él no se presentaría. —¿ Sucede algo con él? — el joven miro a los ojos a la pequeña tratando de descifrar lo que realmente ocultaba su corazón.

 

—me gusta...mucho— soltó de pronto, pero aquello Edward lo sabía desde el primer momento en que Ian se presento ante ellos, pero creía que con el tiempo se la había pasado… pero al parecer no.

 

—shh pequeña…¿y qué paso con tu compañerito de escuela? — la abrazo fuertemente por la cintura, era tan pequeñita, tan delgada que se vio hace 15 años atrás cuando la tomo en sus brazos por primera vez… tan indefensa, tan hermosa… desde aquel día juro que siempre la amaría y la protegería de todos.

 

—Edward jamás existió, yo… aquel día que me dijiste que Ian beso a Bella creí morir… ¿acaso soy fea? — Edward la alejo de su pecho y se puso a su altura… los ojitos de Alice estaban al borde de las lagrimas… sabia que aquello le dolía.

 

—Jamás digas eso pequeña… Ya verás como pronto encontraras a alguien que realmente valga la pena— acomodo un mechón castaño detrás de la oreja de la pequeña— Vales mucho para que estés asi por él… y eres hermosa jamás dudes de eso—

 

—como quisiera que eso fuera suficiente— suspiro tragando saliva para no echarse a llorar como una bebe.

 

—Ahora vamos a bajar y tendrás tu mejor sonrisa ¿de acuerdo?... —

 

—Está bien… Gracias Gigantón— dijo tratando de sonreír  su hermano mayor… Edward beso su frente y tomo su pequeña manito, guiándola hacia afuera de la habitación, bajaron la escalera sonrientes… el tratando de distraer a su hermana con estupideces para que se distrajera.

 

Llegaron al primer piso, donde todo estaba mágicamente adornado, Esme como siempre había hecho un hermoso trabajo junto a Amy, el árbol de navidad estaba lleno de luces de colores encendidas, las botas en la chimenea, la mesa perfectamente decorada con los platos de color rojo, y copas de vino, las velas estaban encendidas dándole un toque realmente hermoso… olía a galletas recién horneadas, el estomago del joven gruño con fuerza.

Sigilosamente camino hacia la cocina, dejando a su hermana en el living junto a sus padres quienes estaban sentados en el sofá charlando completamente concentrados, ya que ni se dieron cuenta que ellos se encontraban listos, Edward sonrió maliciosamente, al llegar a la cocina agradeció que Amy no se encontrara y sus ojos brillaron al encontrarse una fuente llena de galletas de chocolate recién horneadas, sonrió sobando sus manos listas para atacar aquella fuente.

 

—Delicioso— dijo una vez que se comió la galleta, no pudo evitar la tentación de sacar otra y llevársela a la boca… estaba tan distraído que no sintió los suaves y silenciosos pasos que se acercaban detrás de él.

 

Isabella se puso en puntillas para tratar de ver que ocultaba Edward Cullen... la joven entrecerró los ojos, al parecer él no se había dado cuenta de su presencia… camino y alzo la mano para tocar la encimera que estaba junto a él.

 

—¡mierda! — Edward dio un pequeño brinco… isabella lo miro avergonzada bajando la mirada, el hombre no podía creer que era ella la que se encontraba a su lado mirándolo, no supo porque de pronto se puso nervioso… — me asustaste— dijo soltando el aire de sus pulmones, la muchacha sonrió y el la miro detenidamente… tenía una sonrisa realmente hermosa… sus labios se venían mas rellenos, quizás era por el labial rojo que llevaba… jamás la había visto maquillada, llevaba un tipo de calza negra, unos tacones y una blusa de color amarilla… su cabello ahora se veía más sedoso, tuvo la indiscreción de tocarlo, paso sus dedos níveos atreves de ellos, pero antes de que parpadeara Bella ya se había alejado con el seño fruncido.

 

—Yo… lo siento, no fue mi intención incomodarte— Edward se maldijo mentalmente por haberse acercado demasiado a ella, ella se volteo para irse de la cocina— ¿Bella? — la joven estaba molesta… se volteo y Edward no puedo evitar sonreír al verla molesta— ¿quieres galletas de chocolate?— el orgullo de Bella fue a parar en el suelo, quiso voltear y correr hacia donde estaban los demás, pero las galletas de chocolate eran sus preferidas… lo medito por unos segundos, si definitivamente estaba perdida, soltó un suspiro de derrota y camino nuevamente hacia Edward tratando de no sonreír.

 

—¿te gustan? — Edward le ofreció la fuente de galletas, ella lo miro entrecerrando los ojos y asintió, aun seria…

 

—a mí también me gustan mucho, desde pequeño siempre me enfermaba del estomago por comerme los frascos que Amy horneaba— soltó una risita dejando a una bella completamente aturdida, jamás lo había visto sonreír torcidamente, la galleta aun estaba en su manito derecha y su vista fijamente en la sonrisa de Edward…¿Por qué no hacia eso más seguido?.

Edward carraspeo al sentirse observado, Bella bajo la mirada llevándose la galleta a la boca pero a la vez ruborizándose completamente.

 

—Este…— Edward no sabía que decir… aquello lo frustraba— Bella… te ves realmente hermosa hoy— sonrió otra vez de aquella manera sexy…

 

¡Diablos… ¿Por qué hacia eso?! Pensó isabella algo aturdida, Edward era hermoso nadie en su sano juicio podía negar eso… pero en estos días Bella había descubierto como él era mucho más amable con ella, antes solo le decía un hola vacio y seco, ahora cada vez que la veía trataba de preguntarle cosas… él esperando inútilmente que ella le respondiera… pero eso jamás sucedió.

 

 

—Aquí están— entro emmett, le dio un abrazo a Edward golpeando su espalda amistosamente… les dijo que todos los estaban esperando para cenar, salieron los tres de la cocina, Ian estaba animado conversando con Carlisle, Bella a pesar de que había dado un gran paso mostrando un poco mas sus emociones, no era lo suficiente para poder ser afectiva, menos en público… Ian entendía eso, tampoco la quería incomodar, René y Charlie sospechaban que su “pequeña” niña sentía cosas por Ian, al igual que él hacia ella, pero jamás habían visto algo más allá que una relación de amistad.

 

La cena de navidad fue completamente armoniosa, Isabella por primera vez se sintió parte de esto, sintió que pertenecía a algo… a una familia; Su familia, Su vista se paseo por cada una de las personas que la acompañaban en ese momento, todos se veían felices, contentos, René no dejaba de acariciar el cabello de su hija, creyendo que era  producto de su imaginación,  era la segunda navidad que pasaba con ella, ya que la primera solo tenía 3 meses de vida.

 

Emmett, Edward y Alice estaban conversando entre sí, sobre un paseo en grupo… claro, los dos últimos sin incluir a Ian, Emmett no estuvo muy de acuerdo, pero quería llevar la fiesta en paz, asique solamente asentía. Ian conversaba a gusto con Esme y Carlisle.

 

—¿lo estas pasando bien princesa?- Charlie le pregunto a su hija, quien había fijado la vista en una copa de vino que estaba junto a ella… sintió curiosidad de probar aquel liquito… la joven asintió tomando la copa, el hombre estuvo a punto de replicar pero René con tan solo una mirada le dijo “¡ni se te ocurra!”

 

Ambos miraron a Isabella cuando tomo la copa de vino… Edward justo poso su mirada en la muchacha sintió verdadera curiosidad, la miro fijamente por un unos segundos para ver cuál sería su reacción. La joven castaña llevo la copa a la boca, sus labios se toparon con el cristal… bebió un poco de aquel liquito oscuro, saboreándolo pero rápidamente arrugo su nariz…

 

¡Que vino más asqueroso!

 

Edward soltó una pequeña carcajada al ver la expresión de Bella… al parecer no le había gustado el vino, y aquello le paso por ser tan curiosa… su sonrisa de enancho más aun al ver como ella sacaba la lengua rosada en señal de repulsión.

 

Luego siguieron compartiendo, pasaron a la sala para seguir disfrutando de aquella velada tan mágica, mañana era navidad… Isabella miro por la ventana, todo el paisaje nevado, aquella noche le parecía irreal, esperaba haber hecho feliz a muchas personas con sus donaciones, simplemente busco a gente en la calle y le entrego algunas de sus pertenencias, René la había acompañado sin siquiera preguntar, solo sabía que después de aquellas tortuosas horas de caminata habían valido la pena, al ver la hermosa sonrisa de isabella… René y Charlie se sintieron completamente orgullosos del hermoso corazón que Bella poseía.

 

—Hijo, toca el piano— sugirió la dulce voz de esme.. Edward la miro negando con la cabeza, no quería tocar el piano, hace meses que no lo hacía, estaba tan distraído que no tenía ni tiempo para sentarse.

 

—mamá… yo no quiero…— dijo amablemente, pero para su mala suerte todos habían escuchado la petición de esme, los presentes comenzaron alentarlo para que lo hiciera, claro todos menos dos jóvenes quienes estaban completamente distraídos mirándose a los ojos de manera cómplice… Ian y Bella se sonreían tiernamente, el solamente quería llegar a la casa de los Swan para poder velar su sueño, como lo solía hacer desde aquel día, ya que prácticamente vivía donde los Swan.

 

—Vamos toca el piano Edward— le alentó Emmett… Edward completamente derrotado pasó sus largos dedos por aquel cabello rebelde y camino hacia el hermoso piano de cola que reposaba en la sala.

 

Se sentó en el banquito y cerro sus ojos… acariciaba las teclas provocando que a todos los presentes, incluso los que estaban distraídos se les pusiera la piel de chinita… la melodía era suave… serena.

 

“Love me, de Yiruma” 

 

Isabella miro de donde provenía el sonido de aquella melodía tan Hermosa… ella jamás había escuchado algo tan mágico, sus ojos se llenaron de lagrimas, miro sus brazos su piel estaba llena de puntitos a causa de que sus vellos se le habían erizado al escuchar tan hermosa y única melodía…Edward parecía un verdadero dios sentado ahí, sus ojos estaban cerrados, su seño levemente fruncido, y sus níveos dedos largos se deslizaban con agilidad en cada pieza del piano, ella no pudo evitar mirar su boca… tenía un leve puchero, o quizás sus labios eran demasiado rellenos, jamás había reparado en ello. Siguió mirándolo hipnotizada, había ido a parar prácticamente al cielo, podría haberse quedado toda la vida escuchando como los dedos de Edward creaba la melodía más hermosa que jamás había escuchado.

 

La Melodía se volvió más pausada… indicando que casi llegaba a su final. Isabella suspiro pesadamente escuchando como poco a poco fue llegando a su fin.

 

—Hermoso Gigantón— Alice le dijo sonriendo desde el sofá.

 

—Eres fantástico mi niño— René secaba sus lagrimas, últimamente andaba más sensible de lo normal.

 

Todos le dijeron hermosas palabras a Edward, el solo se limito a sonreír. Ian estaba completamente enfocado en como Bella miro a Edward cuando este tocaba el piano, se sintió completamente celoso, ni siquiera podía estar lo suficientemente cerca de Bella, esta no se lo permitía, quizás solo cuando estaban en privado, le costaba mucho expresar lo que sentía, Ian podía darse cuenta de aquello, él quería ofrecerle todo, absolutamente todo lo que era para que jamás verla sufrir, pero ella seguía manteniendo cierta distancia.

 

Los minutos fueron pasando, los Swan se despidieron de los Cullen, deseándose feliz navidad… Bella mas por cortesía que por gusto abrazo a Esme, Carlisle y Alice, estos le deseaban feliz navidad… llego el turno de Edward, la joven se movió torpemente pasando sus delgados brazos por la cintura de Edward, él rodeo sus brazos en sus hombros acercándola más a él. Jamás la había abrazado, le llegaba a la altura del pecho, inmediatamente sus fosas nasales captaron un olor frutal… sonrió era el perfume de su cabello.

 

—Feliz Navidad Bella— le dijo al odio, se tuvo que encorvar un poco para llegar a su altura, parecía un verdadero bebe en sus brazos.

 

Sintió como alguien carraspeo a su lado, Ian prácticamente se lanzo fuego con los ojos, Isabella se separo del hombre sonriéndole sinceramente, en los últimos días había visto a un Edward completamente diferente.

 

Ian importándole una mierda lo que los demás dijeran tomo la mano de bella entre las suyas alejándola por completo de Edward, el hombre estaba furioso por las atribuciones que comenzaba a tomarse con bella. Jamás en su puta existencia la había tomado en cuenta, ahora claramente la veía mejor, más hermosa, más saludable… y venia a ponerle los ojos encima… ¡maldito idiota!.

 

Los Swan se fueron a casa, habían pasado una linda velada, todos los años era lo mismo, cenaban compartían un momento agradable y luego se iban, a la mañana siguiente se quedaban en pijama todo el día.

 

—Que pases buenas noches hijita— René beso la frente de Bella antes de que sus “tres” hijos subieran la escalera, Charlie abrazo a isabella besando su cabello

 

—Duerme bien princesa— susurro el hombre sonriéndole… Ian, Emmett y Bella subieron la escalera.

 

—Cuidado con portarse mal— entrecerró los ojos mirando fijamente a  Ian, advirtiéndole con la mirada— Adiós Hermanita, dulces sueños—se despidió sonriendo, subió al tercer piso, mientras bella se dirigía hacia su habitación… Ian se fue a poner el pijama a su habitación y luego bajo hacia la habitación de isabella… sonrió con anticipación. Toco suavemente la puerta de Bella, está en pijama de polar rosado completamente tierno, estaba algo seria, no le había gustado en lo absoluto aquel arranque de posesión que el había ejercido sobre ella en la casa de los Cullen, sabía que solo la había alejado de Edward, pero ella no había hecho nada malo,  se sintió algo ahogada con su actitud.

 

—¿estás bien? — pregunto el joven al darse cuenta que no lo había recibido de mejor manera, ella solo se encogió de hombros, acostándose en su cama, tapándose con las mantas.

 

—¿quieres que me quede hoy o no? — Pregunto al llegar a su lado, Bella al parecer no pretendía en lo absoluto colaborar. La joven se lo pensó unos segundos, rodo sus ojos impacientes y se hizo a un lado de su cama para que Ian ocupara el pequeño lugar, este sonrió metiéndose debajo de las mantas, acaricio sus brazos por encima de la gruesa tela del pijama de polar, maldijo interiormente, no le gustaban los pijama de polar… era oficial.

 

—hoy te veías hermosa, no tuve la oportunidad de decírtelo— comento el hombre mirándola a los ojos fijamente, ella no pudo evitar sonreír y cohibirse ante la profunda mirada. Soltó un bostezo lleno de cansancio, y se acurruco en la cama.

 

—¿no me besaras? — Ian puso su mano en la mejilla de bella, ella se removió inquieta, pero no lo intento, se sentía demasiado cansada para mover sus labios, sentía que se quedaría dormida prácticamente en la boca de él— Okey… duerme pequeñita mía— dijo dejándole un suave beso en la punta de la nariz, ella soltó una risita tonta y cerró los ojos quedándose completamente dormida.

 

Ian la miro por unos minutos, su respiración era acompasada, se veía tranquila, es más, jamás la había visto tan serena, su rostro parecía un verdadero angelito, acaricio con su dedo índice la mejilla de bella… se deleito con la textura suave que desprendía… simplemente hermosa.

 

Ella soltó un suspiro removiéndose inquietamente… soñando con que Edward tocara el piano para ella… o quizás mejor, le enseñara a tocarlo.

 

—Shhh— susurro Ian para que se quedara tranquila… ella mojo sus labios con su saliva viéndose malditamente apetitosa… Ian poco a poco se fue acercando a sus labios para besarlos suavemente cuando de pronto sucedió.

 

—Edward— la dulce voz de Isabella había salido a la luz.

 _________________________

 

Holaaa mis Lindas lectoras, Siento muchisimo la demora, pero la semana pasada estuve con el animo por los suelos... por tanto rumor ¬¬, en fin... Aqui les dejo un mega cap *_* aaaaaaaaaw, estoy derretida ajajajja.

 

GRACIAS por el apoyo que me dan, dandome sus votos y comentandome, realmente amo leer sus comentarios, es la Recompenza para seguir haciendo esto... Sinceramente MUCHAS GRACIAS.

 

Les dejo abrazos y Cariños, ¿Votito o comentario?... espero realmente que les gustara el capitulo, lo esribi con mucho cariño para ustedes... Bye nos vemos pronto.

 

Facebook: Ani Cullen

 

No olviden pasar por mi OS.

 
OS: Un Pasaje a la Eternidad(+18)

 

Capítulo 10: First love Capítulo 12: Navidad.

 
13610317 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 10187 usuarios