Volviendo a Sentir

Autor: Maria-sama66
Género: Drama
Fecha Creación: 30/05/2018
Fecha Actualización: 07/06/2018
Finalizado: NO
Votos: 0
Comentarios: 1
Visitas: 978
Capítulos: 5

 

Después de que Edward deja a Bella, ella rehace su vida junto a Jacob. 17 años después, los Cullen vuelven, encontrándose con una Bella embarazada de Jacob,junto con Nessie y Tony, que resultan ser muy parecidos a Edward.


 

La historia no es mia pertenece a iOssy Cullen-Lestrange que me dio su permiso de compartir su obra.

 

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 5: Capitulo 5

Bella POV

Después de que Nessie y Tony se fuesen al instituto, desayunamos como debía ser junto con Jake, aunque creo que yo un poquito más ya que mi pequeño pateador me lo estaba pidiendo.

Terminamos, recogí los platos y empecé a ponerlos en el lavavajillas.

- ¿Bella? – dijo Jake en un susurro, me asombró en absoluto ya que el siempre hablaba fuerte, más yo era la que hablaba en susurros.

- ¿Dime? – puse un poco de jabón y cerré la puerta, me fui a sentar alado de Jake.

- Tengo hambre – empecé a reirme a carcajadas, Jacob casi nunca se comportaba de esa manera. Poco a poco el también lo hizo

- ¡No te rías que es verdad! – dijo tratando de ser serio, pero no podía, más para poder callarlo, lo besé. Así estuvimos un rato hasta que nos faltó aire. A veces nos comportábamos como unos adolescentes cuando mis hijos no estaban en casa, pero no dependía de nosotros, sino del embarazo que me alborotaba las hormonas.

- Creo que debemos ir de compras – le dije en un susurro, mientras uníamos nuestras frentes, y calmábamos la respiración.

- Entonces vamos – me jaló de la mano hasta llevarme a su auto.

– Enserio, deberías comportarte más en cuanto a comida se trata – le dije con una sonrisa.

- Si sabes que siempre voy a llevar un lobo dentro de mi ¿verdad? – me devolvió la sonrisa, regalándome también un corto beso.

Pero antes de que nos fuesemos, les deje una nota a mis niños, si ellos siempre serán mis niños, diciendoles que ibamos al supermercado.

Arrancó el auto, hacia el mini supermercado que había en Forks. Con el paso de los años, me había dado cuenta de lo maravilloso que es Jake, incluso cuando me enteré que estaba embarazada de el, Jake me apoyó sin recriminarme, eso me hizo dar cuenta de que lo amaba más que a mi vida, casi con ocho meses de gestación y hace dieciséis años, nos habíamos imprimado, ¿Cómo?, muy fácil, resulta que para que un lobo se imprime, primero debe estar enamorado, Jake conmigo ya lo estaba, y además la pareja también deía estar enamorada, en conclusión debía haber amor mutuamente, pero con Jake solo sentía una gran amistad, pero no estaba completamente enamorada de el, todavía había algo de esperanza de que el volviese, pero después de ver como los recibió a mis hijos, sin ningún temor, sin ninguna vergüenza, eso me hizo enamorarme verdaderamente de el. Y ocurrió, nos imprimamos.

Los primeros meses de vida de Nessie y Tony, fueron duros, aunque siempre conté con la ayuda de Charlie y de Jake, y siempre Jake se escabullía hasta mi habitación para poder cuidar de mi y de los bebes.

Luego, cuando mis hijos cumplieron un año, Jake me pidió matrimonio, a lo que acepté gustosamente

- ¿en qué piensas cariño? – preguntó Jake poniendo una de sus manos en mi pancita.

- En el día que me pediste casarme contigo – le dije mientras el se estacionaba y se bajaba para ayudarme a bajar a mi.

- Fue un día demasiado feliz, aunque no mucho comparado en el día que me diste la maravillosa noticia de que iba a ser padre – empezamos a caminar al supermercado, Jake mientras tanto cogía uno de los carritos.

Tranquilos, como nunca antes lo habíamos estado, íbamos por cada pasillo reuniendo cosas que el quería, que necesitábamos, y que a mi se me antojaba. De pronto, sentí como mi pequeño se movía.

- Mi amor, pon tu mano aquí – rápidamente se separo del carrito, y puso su mano en mi vientre, sintiendo como nuestro pequeño se movía. Se bajo a la altura de mi vientre ya de ocho meses y empezó a hablarle.

-Hola bebe, soy papi, quien te quiere mucho – acto seguido le dio un beso a mi pancita, se puso nuevamente a su altura y me dio un beso, apto para todo público, porque no queríamos que si pasaban niños, se asustasen por nuestro comportamiento.

Me sentí un poco mareada después del beso, obviamente por falta de respiración. Lo deje pasar, lentamente abrí mis ojos, Jake ya había regresado al carrito y seguía con las compras, pero yo no.

Me quedé como una tonta en el mismo lugar, mirando fijamente esos ojos dorados que también me miraban, esos ojos podía reconocerlos en cualquier momento y el cualquier lugar. Su madre estaba también viéndome, alternando miradas desde Jake, a mi, y a mi pancita, quise protegerla, como protegí a mis hijos de ellos, pero sabía que eso era imposible, era una realidad que me atormentaba.

Los Cullen habían vuelto

 

Capítulo 4: Capitulo 4

 


 


 
13606893 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 10170 usuarios