CONCURSO: Eternal Day (Fic Alterno al Amanecer)

Autor: vyanka
Género: Romance
Fecha Creación: 14/02/2010
Fecha Actualización: 30/12/2011
Finalizado: NO
Votos: 91
Comentarios: 363
Visitas: 184053
Capítulos: 62

Eternal Day (Un Amanecer Diferente)

CAPITULO NUEVO 29 de Diciembre 2011

"La muerte es el comienzo de la inmortalidad" M. Robespierre

 

 

AVISO: La Segunda Parte de este Fic Arriba! gracias por sus comentarios, un abrazo!.

 


 

Algunos dicen que la inmortalidad es un camino inalcanzable, un meta que jamás llegara a ser superada por ningún ser humano... por lo que se, ninguno de estos personajes conoció a alguien como Edward, mi...prometido, él, al igual que su familia, son...inmortales, son...vampiros.

Mi nombre es Bella Swan, tengo dieciocho años y esta es mi historia...una que apenas, comenzaría.

 


 

Bueno espero les guste esta version que he hecho para LNM, ha sido todo un camino accidentado el poder estar presentandola aqui ahora, pero me alegra poder hacerlo

Cada capitulo tendra una imagen representativa.  Espero les guste Kiss

Cuando termine el concurso prometo subir el fic completo en archivo PDF para una lectura mas comoda , sin mas que agregar, aqui les presento: Eternal Day Fiel a los primeros 3 libros de la saga y algunos detalles conservados de amanecer para darle mas credibilidad

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 20: 18. Devin

Notas: capitulo escencial en la historia ^^ , espero les guste ^^, apartir de aqui comienzan a revelarse los secretos ^^ y la historia en si, un abrazo y pues se que es molesto repetirlo pero si no han votado ^^ porfa les encargo unos segunditos de su tiempo ^^ , gracias ^^ espero lo disfruten, a leer: 


Capítulo 18.

Devin 


Bella POV

...

No le hagas daño— supliqué al sentir el peligro , me ignoró, camino tranquilo y se apoyó sobre el pequeño escritorio, su mirada estaba perdida  


¿Sabes Bella?, creo que no hemos tenido la oportunidad de conocernos realmente… bueno, yo lo sé todo sobre ti, pero tú apenas y sabes mi nombre… ,¿No crees que es una pena?— me dijo él girándose… 

 

¿Qué…planeas hacernos?— pregunté temblando, un segundo después se encontraba a unos centímetros mientras sus manos me sujetaban apenas ejerciendo fuerza


¿Te importaría si te cuento una historia, dulce Bella?, prometo que os gustará...— dijo él, y sus ojos carmesí brillaron bajo las incandescentes luces que iluminaban la habitación, por un segundo su mirada se tornó cálida, pero cuando termino de decir las palabras sus ojos se oscurecieron… mi cuerpo no paraba de decirme que tenía que salir de ahí, algunos temblores lo demostraban, pero mi mente…mi mente estaba atrapada en sus palabras… “gana un poco de tiempo Bella, deja que continué…” me repetí antes de asentir levemente— pero te advierto, no tiene un final… feliz — dijo él y su mirada se perdió en sus recuerdos 


...

Hace mucho tiempo Bella, antes de que la historia misma fuese escrita, cuando las leyendas no eran leyendas sino la vida diaria, existió un joven Bella, tan humano como tú, un buen chico que se dedicaba a obedecer las reglas que la sociedad primitiva le ordenaba, vivió una vida tranquila, nunca ambiciono más de lo poco que tenía,  pero un día, su vida, su mundo cambio. Ese día empezó como cualquier otro, se levantó temprano e hizo sus deberes… veras Bella, este joven tenía una pequeña familia, su esposa era una muchacha del pueblo, sus ojos azules contrastaban con el oscuro color de su piel, a diferencia del joven que era tan blanco como la sal, él amaba a su esposa y se preocupaba por su felicidad, era una de sus pocas satisfacciones en la vida…hacer feliz a su familia, unos meses después de que se unieran, la joven dio a luz a una hermosa niña, los ojos claros de su madre y la piel pálida como su padre,  cuando la niña cumplió cinco años, fue el mismo día que todo cambió, una noche, justo cuando el sol se ocultaba abriendo paso a las estrellas, el joven regreso a casa con un pequeño regalo para su pequeña, llevaba un pequeño collar que el mismo había fabricado con piedras preciosas que en aquellos días abundaban y no se les codiciaba como ahora, lo había estado formando meses atrás y sabría que la sorpresa le brindaría alegría a su pequeña… cuando llego a su choza se sorprendió por la ausencia y silencio que había en ella, se dirigió a la habitación de la niña pero no estaba en ella, fue entonces a su habitación y fue cuando el terror y el dolor se apoderaron de su pequeño corazón, su amada esposa estaba en el suelo, mas pálida de lo que él podría haberse encontrado en ese momento, sus ojos inexpresivos y sus manos en puños, como si hubiese luchado antes de la tragedia, por su boca un hilo de sangre se recorría hasta llegar al cuello, donde una marca en forma de luna se habría paso entre las capas de su piel, alrededor de la marca la sangre fluía lentamente…porque no había mas sangre que le quedara al cuerpo sin vida que se encontraba frente a él, se dejó caer frente al cuerpo de su amada esperando que se levantará y le dijera que todo estaría bien… nunca lo hizo, después de la tristeza vino la angustia y el recuerdo de la otra persona que también amaba, su hija, apenas tuvo tiempo de despedirse de su esposa, dio un beso en su frente y siguió las pequeñas motas de sangre que salían por la puerta, la ira comenzaba a apoderarse de su ahora frágil y destrozado corazón,   pero sabía que tenía que encontrar a su pequeña, cualquiera que fuera la causa, él la salvaría…se prometió hacerlo. Siguió las marcas de sangre hasta que desaparecieron frente a una enorme cueva, la cueva donde el pueblo acostumbraba hacer las ofrendas a sus dioses,  sin miedo a lo que estuviera escondido en la oscuridad y con la esperanza de que su hija saltaría a sus brazos ilesa, entro en la cueva, la oscuridad le rodeaba como un manto que no le permitía ver más allá de su nariz, a tientas recorrió la cueva , hasta que un sonido como una corriente de aire lo golpeo de pronto, después le siguieron otros sonidos que hicieron eco en la gran cueva…eran lo que ahora ustedes denominan murciélagos, su aleteo impactaba en los oídos del joven y su proximidad lo hacían flaquear provocándose múltiples heridas al impactarse contra las afiladas rocas, era tanto el estruendo que por un segundo sumido en la soledad y desesperanza quiso rendirse, pero fue entonces cuando escucho el grito…la voz de su pequeña , ella lloraba el nombre de su madre, los sollozos hacían eco en sus oídos recordándole porque estaba ahí, porque debía seguir adelante, como pudo se levantó y continuo su camino siguiendo el origen del llanto, y lo logró Bella, llego frente a su hija y la abrazo con todo su ser, apenas se había dado la media vuelta con su pequeña en brazos cuando ya no la sintió a su lado, algo…alguien la había arrebatado, el silencio reino por unos segundos, su respiración rápida y su propio sollozo inundaban el ambiente, un segundo…un minuto… y ahora solo sentía dolor, el más agudo y perverso dolor que algún ser humano puede llegar a experimentar, sentía la presión de una mandíbula en su cuello y la corriente de un líquido tibio bajando…escapándose de su cuerpo, su fuerza se desvanecía conforme el dolor aumentaba…y vaya que lo hacía, hubiera cambiado la muerte desde el primer segundo, con tal de que desapareciera tal sensación, el tiempo siguió su curso y se sumió en la oscuridad, no solo la de la cueva, no…en su interior había desaparecido todo rastro de su humanidad, no recordó el calor de un dulce hogar, ni el canto de las aves por las mañanas, no recordó su nombre, solo sabía…oscuridad, en lo que fue una eternidad para ese joven en la que olvido hasta el dolor, hubo un momento donde todo aquello que significo para él fue regresado y transformado en la agonía más profunda, ahora cambiaria ese dolor por el primero que sintió, el fuego lo consumía y no supo cómo fue que estaba despierto, creyó con ingenuidad que había sido una pesadilla, una oscura y terrible pesadilla y que entonces regresaría a los brazos de su esposa mientras su pequeña se hacía un espacio entre ellos al amanecer…pero no había sido una pesadilla, había sido real y él ya no era lo que alguna vez fue... algo había cambiado en él para siempre, su corazón ya no latía , sin embargo no había muerto, su garganta le quemaba y no podía pensar en algo más que en ceder ante la sed que sentía, una luz entre las rocas le anuncio que afuera había amanecido, salió como pudo y entre las rocas un riachuelo conducía agua dulce, bebió y bebió pero la sed seguía ahí, sintió que en vez de que él liquido le provocara bienestar le provocaba más sed, se sintió desesperado y regreso a su refugio, de entre las sombras podía distinguir perfectamente la figura de un hombre, un hombre viejo y pálido como la nieve, su mirada clavada en sus ojos y su boca en una mueca de disgusto 

¿Quién eres tú?— preguntó el joven— ¿tú me hiciste esto?— dijo señalando su garganta, de repente comenzaba a recordar los hechos antes del cambio…gritos, sangre, dolor… 


No sabía que podían sobrevivir… debo terminar con esto— dijo el hombre atormentado 


¿Dónde está mi hija?— pregunto inmediatamente al recordarlo todo, el viejo hizo una mueca de dolor 


Todo terminara conmigo…mátame joven y después termina con tu vida— dijo el viejo cansado pero seguro de lo que pedía 


¡Mi hija!— demandó el joven , pero antes de que pudiera reaccionar su nariz detecto el preciado aroma que le hizo perder la concentración, lo siguió con cuidado hasta que llego a la orilla de una pequeña depresión entre las rocas, sintió como su espíritu se rompía, su pequeña…sin vida estaba recostada como si durmiese, el olor era cada vez más penetrante y se dio cuenta que el líquido carmesí que se asomaba entre sus ropas era aquello que deseaba, se sintió un monstruo al desearlo, y por un poder aún más fuerte que cualquier otro, resistió la tentación y beso la frente de su pequeña, dio la media vuelta con las manos cerradas como puños e instintivamente saltó colocándose a unos centímetros del viejo — tu… 


No puedo evitarlo— dijo él viejo— ayúdame, termina con mi sufrimiento, no puedo seguir con esto— dijo él viejo mientras le aferraban del cuello 


¿Qui..en e-eres tu?


Mi nombre es Rodhn … no recuerdo lo que era antes, si es que fui algo,  y no puedo evitarlo, he huido  de toda la sociedad durante cientos de años, pero…ella me llama— dijo el viejo temblando 


¿Hay más como tú?


¿Y cómo tú?— respondió el viejo— no, no los hay, no sé cómo es que sobreviviste… nadie lo hace 


¿Cómo termino con tu vida?— dijo el joven, sintió el peso en las palabras del viejo — ¿Cómo termino con la mía?


Deberás quemarme, asegúrate que no quede rastro… después sacrifica tu vida de la misma manera, no pertenecemos a este mundo…solo le traeremos caos— dijo él viejo , el joven lo soltó del cuello y el viejo se sorprendió


Tengo que hacer algo antes… pero prometo hacer lo que me pides — dijo el joven 


Salió de la cueva con el cuerpo de su pequeña en brazos, escogió uno de sus lugares favoritos y la enterró ahí, aunque el dolor estaba presente no podía derramar lágrimas, y él se convenció de que solo un monstruo no podría llorar ante algo tan terrible, sin darse cuenta comenzó a correr en dirección a la aldea, sentía como la tierra se levantaba conforme daba los pasos, en menos de dos minutos ya había llegado a la que fue su choza, percibió el aroma que le llamaba pero cuando busco por el cuerpo de su esposa, este no estaba, detectó el penetrante aroma y lo siguió, se mantuvo entre las sombras, la garganta le quemaba y podía escuchar decenas de latidos a su alrededor, pero él no sería un monstruo, encontraría a su esposa y después terminaría con su vida…

Llego al centro del pueblo donde había una gran figura de piedra sagrada, a su lado la piedra de los castigos, donde aquellos que habían insultado a los dioses eran castigados, siguió el rastro hasta que encontró el cuerpo de su amada, apenas cubierto por mechones de ropa desgastada que le había sido arrancada, y una franja blanca en su frente, señal de que había insultado a los dioses… la rabia y la ira llenaron su mente, comenzó a llegar gente hasta que unos pocos llenaron la plaza, el joven comenzó a escuchar las voces de estas personas pero ellos no hablaban, su cabeza se convirtió en un caos por un segundo, los que repararon en su presencia se atemorizaron y corrieron, pero los que se quedaron comenzaron a decir cosas en contra de la mujer que estaba tirada frente a ellos, las imágenes chocaron en la mente del joven, veía como se burlaban y como maltrataban el cuerpo de la persona que amaba, y no solo eso, descubría las injusticias que habían hecho durante años, podía ver sus recuerdos y la forma en la alardeaban de ello en sus cabezas… la ira, el miedo y la sed fueron uno, ya no podía mantenerse tranquilo sin obtener el líquido, lo necesitaba…lo anhelaba, y estos humanos no merecían vivir, así lo pensó él… si el moriría para mantener la tranquilidad en el mundo, al menos se llevaría algo de ese mal con él.

Y así lo hizo, terminó con la mitad de los espectadores en unos segundos, había una energía nueva en este ser, como si no hubiese líquido que saciara su sed, continuo hasta que termino con todos y cada uno de los que estaban a su alrededor, ni siquiera lo vieron venir cuando sus cuerpos caían inertes al suelo,  quiso detenerse pero la sed era cada vez más fuerte… cuando regresó en si toda la aldea, niños y mujeres incluso, habían sido exterminados por sus propias manos, y no sentía arrepentimiento por el dolor de esas criaturas, no sentía nada… 

Tomo el cuerpo de su esposa y la enterró junto a su pequeña, se giró hacia la cueva e hizo lo que le dijeron, tomó al viejo por los hombros y este no opuso resistencia, dejo que la ira y el instinto lo tomaran una vez más y destrozo al hombre cansado, la fuerza que había adquirido en tan solo unos minutos al beber todo ese líquido carmesí, hicieron que el viejo no tuviera ni oportunidad de lamentarse, lo destrozo y quemó su cuerpo hasta que ni las cenizas quedaron, cuando vio el vivo fuego, y las grandes llamaradas que lo rodeaban, una sensación lo lleno más allá del miedo, él no quería morir, él no estaba listo para desaparecer…

Salió entre las llamas y corrió sin dirección, pasaron décadas y seguía corriendo, cuando la sed le vencía, dejaba que ese monstruo dentro de él se saciara, terminaba con pueblos enteros  y después continuaba su camino indefinido,  hasta que hubo un momento Bella,  donde este joven sintió que su sed estaba saciada y su ira ya no era tan fuerte, entonces sintió el peso de su conciencia, si es que se le puede llamar así al sentimiento de culpa que le embargaba, regresó a la cueva donde todo inicio y se resguardo por un tiempo hasta que la sed lo obligaba a salir, pasaron unas décadas y finalmente sabía lo que tenía que hacer, tenía que contrarrestar todo aquello que hizo mal, cuando salió de su escondite y viajo por el mundo, se dio cuenta que había dejado con vida a algunas de sus víctimas, descubrió que ya no era el único ser hambriento de sangre en ese mundo, en unos años, de ser tres vampiros, fueron más de treinta, y así fue creciendo la comunidad de vampiros, seres incomprendidos que deambulaban por el mundo y que la única cosa en la que pensaban era en saciar su sed, el joven contacto a cada uno de estos vampiros y descubrió que era el más fuerte de todos ellos, decidió poner orden y creo una sociedad, una forma de controlar la maldad de este mundo y a su vez para evitar que su especie se encaminara a la autodestrucción, las peleas entre los antiguos clanes eran tan devastadoras como una guerra humana y eran algo que se veía todo los días, el joven quiso que hubiera un equilibro, y aquel que se opusiera… simplemente no tendría espacio en este nuevo mundo… 

¿Tú…formaste a los Volturi? — pregunté interrumpiendo ignorando mi propio miedo, Devin pareció despertar de su abstraída historia y me miró 


Fue  hace mucho tiempo Bella… necesitábamos orden — dijo él 


Siento lo de tu familia…— le dije, simplemente fue una reacción que no pude suprimir al verlo tan conmocionado por algo que había ocurrido siglos atrás   


Yo también Bella… pero mi historia no termina ahí, viene una parte feliz… — dijo el vampiro acercándose, tomo mi mano y volvió a perder la mirada


Pasaron siglos, la sociedad cada vez era más fuerte, pasaron guerras claro está pero solo tenía que aparecer para que estas se detuvieran, no había vampiro que no temiera por mi nombre, entonces la conocí a ella…  Yo regresaba después de arreglar un pequeño disturbio que ocurría en las áridas tierras de Egipto, mis fieles sirvientes y segundos al mando Aro y Caius iban delante de mí, no habíamos bebido en muchos días y nuestros ojos estaban oscuros por la sed, atacamos una aldea pequeña, seleccionamos a aquellos humanos que parecían ser menos valorados entre ellos, atacamos a unos de sus prisioneros, cuando salimos de la aldea a unos metros había un pequeño rio, inmediatamente sentí como el aroma me golpeo, era más fuerte que cualquier otra sensación que hubiera tenido en toda mi existencia como vampiro, le pedí a Aro y a Caius que se adelantaran , me observaron confundidos pero jamás se atrevieron a contrariarme así que siguieron su camino, yo avance hasta que el aroma fue más fuerte, lo deseaba, quería llenar mi boca de ese exquisito sabor, entonces la esencia cobro forma,  una joven de tez clara y ojos oscuros me observaba desde el agua, sus mejillas sonrojadas, y su mirada de sorpresa y temor, salió del agua y yo me puse frente a ella en un segundo, se sorprendió aún más y comenzó a temblar, “no me lastimes demonio” dijo ella con una lagrima cayendo por sus mejillas, entonces me di cuenta que no había vuelta atrás, yo deseaba a esta humana y tendría su sangre tarde o temprano, me acerque la tome por los hombros y cuando acerque mi boca a su cuello…me detuve, algo no me permitía lastimarla, no podía perderla, apenas la había conocido y ya le necesitaba, desaparecí al momento, no me gire y alcance a mis sirvientes, escuchaba los pensamientos de Caius y su alegría al pensar que había terminado con la vida de la joven, no hice ningún comentario, pasaron los días y cada vez me era más imposible estar lejos de la joven, me aleje de los míos poco a poco, hasta que me vi siguiendo a la joven como un cazador  en busca de su presa, cada noche, cada minuto de sus días me pasaba a su lado sin que ella aparentemente lo notara, no podía leer su mente y eso me confundía, hasta que una noche la seguí al rio, ella se sentó en una roca y metió sus pies al agua templada, yo la observaba mientras ella tarareaba una canción, entonces se giró hacia donde yo me encontraba y me habló “sé que estás ahí, ¿Por qué no te acercas?” me dijo, yo me sorprendí pero no me negué a su petición, camine despacio hasta donde se encontraba y me senté a su lado, ella tocó mi rostro sin avisarme y no había miedo en su mirada, “ya no te temo demonio, te ves…triste, toma” dijo entregándome una rosa negra, “¿Por qué estas triste?” preguntó ella, la sed en mi garganta era fuerte pero aun así pude charlar con ella sin ponerla en riesgo, sin darme cuenta ya estaba contando mi historia a esta frágil humana, y aún más sorprendente me reconfortaba su presencia y sus palabras de alivio, por primera vez en mi nueva vida sonreí esa noche, los días pasaron y no había momento en el que no estuviéramos juntos, ella cada vez se mostraba más cercana a mí, y entonces pude ver como a ella le dolía la distancia casi de la misma manera que a mí me afectaba, poco a poco ella me convenció de que no era un monstruo, de que yo podría ser diferente…y le creí, un tiempo después yo deje a mi sociedad, había dejado a Aro al mando, el no hizo preguntas,  pero dentro de la mente de Caius veía como su hambre por el poder lo consumía y como me odiaba por haber dejado a otro en el lugar él creía que le correspondía, me fui con Anwar, la joven, su nombre significaba Luz, y lo era para mí, después de varios siglos en la oscuridad finalmente le tenía a ella, y por primera vez sentí esperanza en recuperar al humano que llevaba dentro, nuestra relación se hizo más fuerte, ella se alejó de su gente y vivimos en paz por varios años, ella tenía veintiséis años cuando ocurrió el milagro… , una tarde ella me dio la noticia, estábamos recostados en la suave arena debajo de la sombra de una pequeña montaña, “tendremos un hijo” dijo ella llevándose la mano a su vientre con una enorme sonrisa, yo me giré sorprendido y confundido, hasta donde sabia los vampiros éramos seres que no podían tener descendencia,  yo mismo había probado eso durante los siglos, ninguna de las mujeres con las que había estado habían concebido, pero había una diferencia, nunca había estado con una humana. Pasaron los días, la idea una vez aceptada nos hizo muy felices a ambos, esperábamos la llegada del bebe con alegría, ella se preocupaba porque según decía el embarazo iba muy rápido, apenas llevaba tres meses y una noche mientras estaba recostada a mi lado se despertó y comenzó a gritar de dolor, las sabanas se cubrieron de un líquido parecido a la sangre, ella me hizo prometer entre su dolor que cuidaría del pequeño que venía, yo no me negué y la ayude a traer a mi propio hijo al mundo, cuando finalmente nació vi como Anwar comenzaba a perder energía, como si aquella criatura hubiera sido lo que la mantenía con vida, le rogué que me permitiera convertirla en algo como lo que yo era, pero antes de que el veneno hiciera efecto su corazón estaba detenido, la perdí el mismo día que nació nuestro hijo… la abracé y sepulté en nuestra choza, escape con el pequeño en mis brazos…aun olía como su madre, me dirigí al único lugar donde pude pensar… me dirigí hacia Volterra, cuando llegue nadie preguntó por la creatura que llevaba en brazos, sentía sus miradas clavadas, y los múltiples pensamientos, horror, miedo, sorpresa. Aro escucho maravillado mi historia, Caius observaba meticuloso al pequeño y entonces lo sentí, su naturaleza resguardada por siglos finalmente se hacía presente, sabía que lo escuchaba… y aun así no le importó, me di cuenta que en tan solo unos años después de mi partida la guardia se había triplicado, ¿Cuántas vidas se habrían perdido?, Caius llamo a una reunión general, me di cuenta que aunque Aro estaba al mando todos escuchaban a Caius con más fuerza, después de años de sobrevivir con sangre animal me di cuenta que mi poder no era el que solía ser, me había debilitado y entonces sentí miedo, la fuerza que había en ese lugar y las ideas de Caius me hicieron resguardar al pequeño, en la reunión se había establecido que tal creatura no se le permitiría vivir y que cualquiera que estuviese de acuerdo con tal abominación moriría con ella, yo aunque trate de forzar los pensamientos a mi favor…fallé, estaba en malas condiciones, no me había alimentado en días, traté de llamar al orden y les recordé que yo mismo ponía las reglas, ¿Cómo podrían negarse ante el mismo fundador de la sociedad? Pero no lo hicieron, Caius dijo que Anwar me había transformado hasta dejarme como una patética creatura que protegía a una abominación, lo miré con odio, y supe en ese momento que todo estaba perdido, me sujetaron entre varios yo aún sentía los pequeños dedos del niño se aferraban a mis brazos, entonces no lo sentí, derribe a más de diez hombres pero otros llegaban y se interponían en mi camino,  Aro intento discutir con Caius, le dijo la posibilidad que había en crear una nueva raza, Caius lo ignoro y dijo que la mente de un humano con la fuerza de un vampiro como yo era suficiente razón como para terminarlo, temía y odiaba a esa pequeña creatura, los demás siguieron sus órdenes y me mantuvieron al margen mientras escuchaba los gritos de la criatura, después solo hubo silencio, la ira contenida en tantos años se apodero de mi mente, yo prometí que cuidaría al pequeño, y ahora estaba muerto al igual que su madre,  Caius inmediatamente se nombró el jefe de la sociedad que llamó Volturi, le ordeno a Aro que terminara con mi existencia y se aseguró que todos se enteraran de mi fin, Aro y otros vampiros más me llevaron a la zona de castigos, yo ya no podía defenderme, toda razón de existir había desaparecido, cuando estuvieron a punto de dar la orden para terminarme yo cerré mis ojos… “Anwar allá voy…”  dije en mis pensamientos esperando, deseando la muerte… nunca llegó , Aro se acercó y me liberó con el poder que aun ejercía, “nadie se enterara de esto me dijo, ayúdame a terminar con ellos” me dijo y comenzó a atacar a sus propios hombres, yo libere la ira en mi interior y en minutos no había rastro de aquellos que me mantenían encerrado, me giré hacia Aro y pensé en terminar su vida, pero ya nada tenía importancia para mí, él se acercó y habló “vete Devin, no estoy de acuerdo con Caius pero no soy tan fuerte como para detenerlo, lo siento hermano” dijo él, era verdad en cierto modo, Aro era el único que parecía tener una mente racional y aquel que guardaba algo más que respeto a mi persona, lo observe confundido y me giré hacia las sombras, desaparecí…— dijo el mientras pasaba una mano por sus ojos cansados, como si pudiera retener las lágrimas que no llegarían

— esa es mi historia Bella, jamás se supo de mí, cuando me fui todo aquello bueno que había en mi desapareció, murió con Anwar y él bebe, me volví un asesino entre las sombras hasta que te vi venir Bella, vi tu asombroso futuro y supe que mi regresó era inevitable… — dijo él, comencé a sentir una oleada de tranquilidad, algo que no podía explicarme, él había sufrido más de lo que cualquier humano hubiese soportado, estaba confundida, si quisiera dañarnos podría haberlo hecho ya, pero ¿y si…quisiera ayudarnos?, si odiaba tanto a Caius…


¿Por qué regresaste?— pregunté 


No es obvio…— dijo él— vengo por lo que me fue arrebatado Bella— terminó él, y toda mi tranquilidad y esperanza desaparecieron, su mirada fría se clavó en mis ojos y un momento después me tenía en sus brazos y me llevaba a la cama de operaciones, trate de zafarme pero cualquier movimiento era en vano, el ni siquiera me escuchaba, quise convencerle, quise decirle que también creía que no era un monstruo que todavía podía salvarse


Detente por favor, Anwar no estaría contenta con lo que haces…puedes cambiar la historia…— dije mientras lagrimas caían de mi rostro, el me sujeto a la camilla con gruesas bandas en mis brazos y piernas y me soltó, yo no podía moverme, sentí miedo entonces él se acercó hasta mi oído 


¿No lo vez Bella?, la historia se repite una vez más…solo que esta vez yo obtendré lo que quiero y nadie podrá detenerme— susurró él— pero creo que algo falta para que la historia este completa, hace falta un elemento aquí… Edward tiene que conocer al pequeño y despedirse de ti… no soy un monstruo Bella— dijo él y en un segundo acomodó una especie de banda en mi boca que me impidió hablar, sentí un dolor agudo en mi brazo y vi como inyectaba un líquido claro, me agite pero estaba tan sujetada que apenas y pude moverme unos milímetros — dulces sueños Bella— me dijo y vi como su figura se distorsionaba y desaparecía, la habitación se movía y oscurecía… “Edward…no lo lastimes, no lastimes a Edward” es lo único que pensé rogando por que escuchara mis pensamientos... 


Continuará 



Notas: Bien espero les haya gustado, es largo pero aqui quise explicar el origen de los vampiros y el porque de la captura de Bella y los planes a futuro de Devin, ¿Donde esta Edward? ¿lograra  Devin su cometido?... 

En fin, en un rato mas subo el siguiente capitulo ^^ , me gustaria ver su opinion ^^ , saludos desde Mexico 

Vyanka

Capítulo 19: 17. Promesas rotas Capítulo 21: 19. Acuerdo

 


Capítulos

Capitulo 1: Prologo Capitulo 2: 1. Charlie Capitulo 3: 2. Vida de Perro Capitulo 4: 3. Noche de Chicas Capitulo 5: 4. Retorno Capitulo 6: 5. La noche antes del gran día Capitulo 7: 6. La Carta Capitulo 8: 7. Dia cero, El gran dia Capitulo 9: Imagenes Fic 1ra Parte Capitulo 10: 8. Sanemos juntos Capitulo 11: 9. Fairytale Capitulo 12: 10. Hielo y fuego Capitulo 13: 11. Contrastes Capitulo 14: 12. Complicación Capitulo 15: 13. Rosa Negra Capitulo 16: 14. Revelación Capitulo 17: 15. Tiempo Capitulo 18: 16. En marcha Capitulo 19: 17. Promesas rotas Capitulo 20: 18. Devin Capitulo 21: 19. Acuerdo Capitulo 22: 20. Sueño y Pesadilla Capitulo 23: 21. Motivación Capitulo 24: 22. Nacimiento Capitulo 25: 23. Despertar Capitulo 26: 24. Confrontación Capitulo 27: 25. Tiempo de Cambio Capitulo 28: 26. Tranquilidad Oscura Capitulo 29: Capitulo Final: Eternal Day Capitulo 30: Interlude Parte I Capitulo 31: Interlude parte II Capitulo 32: Interlude Parte III Capitulo 33: Eternal Day II: FATE (Destino) Capitulo 34: Capitulo I. Destino Capitulo 35: II. Ethan Capitulo 36: III. Huida Capitulo 37: 4. Historia de un Arcangel Capitulo 38: 5. Cuenta Regresiva Capitulo 39: 6. Lucha Interna Capitulo 40: 7. Cazador y ...¿Presa? parte 1 Capitulo 41: 8. Cazador y...¿Presa? Parte 2 Capitulo 42: 9. ¿Revelación o locura? Capitulo 43: 10. Refugio Capitulo 44: 11. Encrucijada Capitulo 45: 12. ¿Amenaza? Capitulo 46: 13. ¿Atrapados? Capitulo 47: 14. Inesperado Capitulo 48: 15. Planes Capitulo 49: 16. Claridad Capitulo 50: 17. Respiro Capitulo 51: 18 Evolución Capitulo 52: 19. Temblor Capitulo 53: 20 El comienzo de una visión Capitulo 54: 21. Miedos Capitulo 55: 21. Inevitable Capitulo 56: 22. La muerte...es el comienzo de la eternidad Capitulo 57: 23. Juntos Capitulo 58: 24. Omega Capitulo 59: 25. Silencio Capitulo 60: 26. Sorpresa en el campo de batalla Capitulo 61: 27. Instinto Natural Capitulo 62: 28. Contacto, Parte 1

 


 
13560304 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 10114 usuarios