UN NEGOCIO DE AMOR

Autor: Mermelada
Género: Romance
Fecha Creación: 29/03/2014
Fecha Actualización: 19/07/2020
Finalizado: NO
Votos: 19
Comentarios: 20
Visitas: 11797
Capítulos: 9

 

¿Que pasa si haces un negocio pero una de las clausulas es que te cases?

 

¿Que pasa cuando heredas una fortuna? Pero solo hasta que cumplas los 25 o antes si te casas

 

¿Que haces cuando te enteras de que tienes un par de hijos con un viejo amor?

 

¿Qué haces cuando descubres que tu hija está a punto de casarse?

 

¿Que pasa cuando te enamoras cuando empiezas a convivir con una persona que se casó por interés?

 

Los personajes son de Stephenie Meyer. La historia es total mente mía.

 

 

 

 

gracias

 

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 8: Capitulo 7

Edward POV

-Ágata ¿porque pusiste dos lugares más?- preguntó René

-El señor Richard me lo pidió, esta noche cenará con ustedes.

-Está bien llámalo- dijo Charlie

-No es necesario hijo, Edward que gusto verte.- quien venía del brazo de una hermosa joven no cabía duda, que ella era realmente hermosa.

Su cabello color caoba llegaba por debajo de su cintura, sus hermoso ojos me hipnotizaron nunca antes había visto unos ojos como los de ella, eran tan hermosos pero tan ratos a la vez y ni hablar de sus largas piernas, tenía la sensación de que eran tersas, me invitaban a querer ir más allá de ese corto vestido y ese vestido, ni hablar es algo que no puedo describir y sus largas piernas me invitaban a desearla

-Lo mismo digo señor.

-Que descortés soy, dejen presento a mi hermosa acompañante. Ella es Isabella M…

-Mucho gusto.- y su voz era como el canto de los ángeles.

-El gusto es nuestro.

-Bien que esperamos a cenar

Nos sentamos, el señor Charlie y el señor Richard ocupaban cada uno una cabecera a la derecha del señor Charlie estaban su esposa y a su hija y a su izquierda su hijo y a la izquierda del señor Richard se encontraba Isabella y a su derecha yo

-Y dígame Edward, ¿qué tal los negocios?- Me pregunto el señor Richard

-Muy bien señor Richard.

-O por favor no me digas señor solo dime Richard o Abuelo.- Isabella que tomaba un poco de agua tocio un poco.

-¿Se siente bien Isabella?- pregunto Rene hipócritamente.

-Si por supuesto- respondió Isabella amablemente.

-Bien cariño.- Le dijo Richard.

-Y cuénteme Isabella,  ¿de donde es?- Pregunto Rene.

-Soy de Italia.

-O Hermoso lugar

-Sí,

-¿Y cuéntame estudias?- quería saber más de ella, me sonrió, y respondió.

-Por supuesto, en  "LA SAPIENZA" estudio dos carreras Contabilidad Empresarial y Economía y Finanzas-  Hermosa e Inteligente.

-Creída- dijo Jane la hija de Charlie en portugués.

-Y hablas otro idioma porque mi Jane habla tres.- Rene comentó

-Por supuesto, Inglés, Español, Francés, italiano, Portugués, Alemán, Mandarín, y estoy en clases de Árabe, Hindi y Ruso.

-Wau… y de donde sacas dinero para pagar todo eso?

-Mis padres nos dejaron una pequeña fortuna a mí y a mis hermanos.

-Di la verdad.- Dijo el señor Richard- esta mañana compro el 20% de las acciones de Corporaciones Mansen.

Cada minuto me enamoraba más de esta mujer,  SI me casaba sin duda seria con ella.

-¿Podríamos cambiar de tema? Preguntó Alec.

-Por supuesto- le contestó su madre.

-¿Cómo va el contrato Edward ya mi hijo lo firmo?- Preguntó Richard.

-No, abuelo- Isabella soltó una risilla- a menos de que me case.

-¿De que habla el contrato?- Preguntó Isabella.

-Abrir unas editoriales en distintos lugares.- le explique solo lo básico.

-Bueno, si cambias de idea respecto a casarte o no lo quieres hacer, con gusto la socia mayoritaria de las corporaciones Mansen, podría aceptar un trato, he estado pensando en ampliar la industria y esta sería una buena oportunidad.

-Lo pensaré- le dije con una sonrisa.

*

*

*

La cena pasó sin más. Cada que la miraba algo recorría mi cuerpo. Sé que es inapropiado quero la quería y la deseaba allí mismo. La miraba las veces que me fuera posible un parde veces me perdí en su mirar.

-Señor Edward, si me permite llamarlo así- Preguntó Isabella.

Llámame como quieras. Y hazme lo que quieras

-Sí, llámame Edward.

-Quería invitarlo a comer mañana, digo con mis hermanos y conmigo.

-Será un placer, acompañarla, señorita Isabella.

-Hábleme de tú, y llamame Bella.

-Bella, me gusta y tu llámame Edward- ups.. Creo que lo dije en voz alta.

-Está bien; abuelo, ya es tarde y los chicos deben estar preocupados, me tengo que ir.

Se levantó del lugar que ocupaba.

-Está bien cariño nos vemos mañana sí.

-Por supuesto.- Bella beso su frente.- Señores Swan me retiro.

-Fue un gusto conocerte Bella- dijo René.

-Isabella por favor e igualmente.

-Bien creo que yo igual me retiro- me levante- que tengan una buena noche señores; abuelo- tome su mano y la bese.- ¿nos veremos mañana?

-Por supuesto hijo.

-Está bien pase una buena noche.

Salí a paso apresurado tenía que alcanzarla. Abrí la puerta y el lamborghini seguía allí.

-Edward

-Bella, ¿qué haces aquí aun?

-Te esperaba.

-Bueno ya estoy aquí

-Quería proponerte algo, sé que nunca te asociarías en corporaciones Mansen, porque no nos dedicamos a las editoriales.

-Es un buen punto.

-Yo solo quería molestar a la señora Swan- le ofrecí mi brazo para conducirla a su auto.

-Creo que funciono. ¿Y cuál es la propuesta?.

-Mira Edward se supone que me casaría dentro de tres semanas pero el imbécil de mi prometido sale con otra y muy descaradamente. 

-Así que la propuesta ¿es?

-Tú necesitas casarte y yo quiero vengarme, qué te parece si nos casamos.- oh mi dios casarnos.

Eso incluye ¿pasar mis manos por todo su cuerpo, y probar esos labios?

Controlate.

-Me agrada la idea, no te mentiré me parece desquiciada, pero creo que funcionara.

-¿Enserio?

-Claro, solo nadie se puede enterar del trato, así que ¿te parece si te invito a desayunar mañana y hablamos de esto?

-Por supuesto.

Esto era una locura, pero qué más da nos casaremos ok ella solo quería venganza, pero da igual. Mire hacia atrás de ella y René estaba como mosca pegada en la ventana.

-No quiero aprovecharme, sabes- me miro un poco raro- René está pegada en la ventana- le dije cerca de su oído.

-Ay esa vieja me cae mal, desde que la vi.

Me aprovecharia de la situación. Soy un maldito. Merezco el infierno. 

Me acerque a sus labios lentamente hasta que tocaron los míos, tenía pensado algo suave pero, creo que ella no, profundizo el beso, pase mis manos por su cintura y la pegue más a mí, mi lengua recorría su boca, y una corriente eléctrica recorrió mi cuerpo, no me quería separar de ella, pero la falta de aire me lo exigía.

-Uf… luego de eso, creo que si me odia, me odiara más- me miro a los ojos y sonrió, me encantaba esta mujer- bien hasta mañana Edward- se inclinó y soso mis labios y yo me quedé con ganas de más sí que la pegue a mí.

 -Bueno ahora si hasta mañana- abrió su auto y la ayude a entrar- pasare por ti mañana a más 9:00am ¿te parece bien?

-Perfecto.

La vi alejarse, y yo me quedé allí con cara de estúpido, sonriéndole a la nada. 

 

Capítulo 7: Capitulo 6 Capítulo 9: Capitulo 8

 


 


 
4 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 10212 usuarios