UN NEGOCIO DE AMOR

Autor: Mermelada
Género: Romance
Fecha Creación: 29/03/2014
Fecha Actualización: 19/07/2020
Finalizado: NO
Votos: 19
Comentarios: 20
Visitas: 11799
Capítulos: 9

 

¿Que pasa si haces un negocio pero una de las clausulas es que te cases?

 

¿Que pasa cuando heredas una fortuna? Pero solo hasta que cumplas los 25 o antes si te casas

 

¿Que haces cuando te enteras de que tienes un par de hijos con un viejo amor?

 

¿Qué haces cuando descubres que tu hija está a punto de casarse?

 

¿Que pasa cuando te enamoras cuando empiezas a convivir con una persona que se casó por interés?

 

Los personajes son de Stephenie Meyer. La historia es total mente mía.

 

 

 

 

gracias

 

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 7: Capitulo 6

-Señores les presento a una de las socias mayoritarias… y mi hermana.

-Buenas tardes disculpen la tardanza y mi aspecto pero no tenía planeado asistir.

-No hay problema- me contestó el abuelo.

Félix puso una carpeta en un lugar vacío y me invitó a sentarme.

-Hola hermanita.

-Hola tontito.

-Bien en lo que estábamos, como saben están en venta el 19% de las acciones, ahora antes de que salgan al mercado las ponemos sobre la mesa- todos se miraban unos con otros aunque solo éramos cinco.

-Yo las quiero- dije sin titubear.

-¿Estas segura Isabella?

-Claro, nada mejor que aumentar mis acciones para lo que tengo planeado.

-Está bien señores, si no hay otra oferta... no hay más que decir.- Dijo Emm

-Démosle la bienvenida a la nueva socia mayoritaria.- Dijo Félix

Hablamos de algunos puntos más sobre la empresa, pero nada importante. Nos levantamos y caminamos hacia la salida.

-Hija, ¿qué te pasa?

-Ay abuelo- mis ojos ardían y empezaron a llenarse de lágrimas.

-Qué te parece si esta noche cenamos, y me cuentas qué te trae tan mal, te parece.

-Si- paso sus brazos por mis hombros y beso mi frente.

Se despidió de mis hermanos y quedamos de comer al día siguiente; mi querido Emmett regaño a su estúpida secretaria por averno tratado de esa forma. En fin ambos querían que les contara que fue lo que paso.

-Habla- Félix pasó un brazo por los hombros.

-Nunca me quiso.

-¿Porque lo dices?, cariño

-Porque lo escuche, él dijo- mi voz se empezaba a quebrar- nos casamos, recibe su herencia, pasó varias propiedades a tu nombre, y luego nos divorciamos. Y listo a principios del año que viene somos ricos mi amor. No sé a quién diablos se lo dijo, pero lo dijo.

-Tranquila ya paso- acariciaba mi cabello suavemente.

-Ese perro, me las va a pagar- Emmett lanzó algo al piso.

-No Emm, me las pagar a mí, no soy la burla de nadie y menos de un muerto de hambre como él.

-¿Qué harás Bell?- Preguntó Félix

-Me vengare.

-La venganza no es buena Bella.

-No, lo sé, pero me quitara algo de encima.

*

*

*

Félix me llevo a casa, me di un merecido baño, largo, muy largo; cuando salí, me puse mi hermoso albornoz azul, para luego buscar un conjunto de ropa interior, la que mas me gusto fue un conjunto de lencería azul, mi color favorito. Me unte mucha crema, por todo el cuerpo y me dispuse a buscar un lindo vestido, me convenció uno azul, lo saque y lo coloque sobre mi cama. Con el albornoz bien puesto, alaciar mi cabello castaño, puse un poco de polvo sobre mi rostro, use muy poca sombra sobre mis ojos y termine con un labial rojo intenso.

Mire la hora faltaba poco para la cena apenas tenía tiempo para irme.

Mi teléfono empezó a sonar. Lo tome pero al ver la imagen de Jacob, lo puse en vibrador y lo lance sobre mi cama.

Me puse mi vestido, y me calcé unos zapatos de tacón plateados.

Tomé mi pequeña cartera plateada y salí hacía, la casa del abuelo, le había pedido su auto a Félix, pero decidió adelantar mi regalo de bodas.

Sí que me entregó las llaves de un precioso lamborghini veneno, que por cierto va conmigo esta noche y de hoy en adelante.

Aunque nunca me considere de esa clase de personas, pero da igual la gente que está conmigo solo quiere mi dinero.

Me monté en él y maneje como una desquiciada por las calles de Los Ángeles, hasta llegar a la hermosa mansión Swan, era espectacular lo admito.

Baje del auto y subí por las amplias escaleras toque dos veces y una mujer pequeña y delgada fue quien me recibió.

-Buenas noches. ¿Que se le ofrece?

-Buena noche, se encontrara el señor Swan.

-Lo siento está ocupado.

-No es posible, me está esperando- es increíble.

-¿Quien es Ágata?- escuche la voz del abuelo.

-Soy yo señor Richard.

-Ágata pon dos lugares más en la mesa hoy cenaremos hoy todos, puedes retirarte

-Sí señor.

-Cariño te esperaba, estas realmente hermosa,- tomó mis manos y me hizo girar- bueno tú eres hermosa, tanto como tu madre, y esos hermosos ojos tan raros y tan hermosos.

-Richard, me avergüenzas, y tengo que decirlo tú no te quedas atrás, pero mira que guapo estás tú.

-Jajá bueno cariño ¿quieres ir a los jardines?.

-Por supuesto.- me tendió un brazo el cual gustosa tome y me condujo hasta una gran puerta de cristal, que daba paso a un hermoso jardín.

-Bien, cariño ¿que pasa’.- un suspiro escapo de mis labios.

-No habrá boda.

-¿qué sucedió?

-No me quería, nunca lo hizo, solo quería mi dinero.

-Tienes que esperar lo que sea de las personas cariño.

-Lo sé, lose, pero no quería esperarlo, confiaba en él, le creí, me enamore.

-Lo se cariño, tranquila, ahora veamos ¿qué haremos?.

-No lo sé, pero no me casare.

No hablamos más del tema, me contaba algunas locuras que hizo Emmett en estos días, no sé cómo mi hermano hace tanta locura en unos días.

-Jajaja no lo puedo creer Richard, ¿de verdad lo hizo?.

-¿Que te dije cariño?

-Lo siento, abuelo.

***

Charlie POV.

-¿Qué quieres que haga Rene? No puedo obligarlo a casarse.

-Claro que puedes, Y lo harás.

Salí lo más rápido que pude de allí, esta noche vendría a cenar una persona muy importante para mi empresa, pero Rene, mi querida Renée se empeñaba en que él se casara con nuestra hija.

Tocaron a la puerta, así que me dirijo a abrir pero Ágata me gano.

-Si claro adelante.

-Edward qué gusto volver a verte.

-Si claro Charlie, gracias por invitarme.

-No es nada.

-O por cierto lindo auto el de afuera.

-¿Auto? Ha de ser de algún amigo de mis hijos.

-O entiendo.

-Ágata- la llame- haz el favor de llamar a mis hijos y a mi mujer.

-Sí señor.

*

*

Hablamos de cosas triviales, hasta que mis hijos y esposa se dignaron en bajar, nos acompañaron a tomar algo mientras ponían la mesa.

-Y dígame Edward, ¿planea casarse?- ay no otra vez con lo mismo.

-aún no señora.

-Entonces ¿no quiere que firmen el contrato?

-Eso sí lo quiero señora, pero no a cambio de que me case.

-Jajaja no lo puedo creer Richard, de verdad lo hizo?

-¿Que te dije cariño?

-Lo siento, abuelo- con quien estaba mi padre.

Es tan importante esta mujer. ¿porque a ella le pide que le llame abuelo cuando a mi hijos siempre se los impidió?

-La cena está servida

-Gracias Ágata.

-¿Vamos? -Pregunto Rene.

-Claro- seguimos a mi esposa por el pasillo hasta llegar al comedor, donde cenaremos.

No se encontraba nadie allí, pero me percate que había siete lugares.

 

 

 

 



Capítulo 6: Capitulo 5 Capítulo 8: Capitulo 7

 


 


 
4 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 10212 usuarios