CONSORTES (+18)

Autor: AcinSwan
Género: Ciencia Ficción
Fecha Creación: 30/03/2010
Fecha Actualización: 02/04/2010
Finalizado: SI
Votos: 21
Comentarios: 22
Visitas: 41558
Capítulos: 16

Edward, Emmet y Jasper vivian su existencia sin preocuparse de nada, tres inmortales pasando desapersividos en un mundo de humanos. Bella, Rosalie y Alice cada una tratando de escapar de su pasado, encontrados en el momento menos esperado.

Los seis con sus propios demonios internos, lucando contra sus miedos, pero encontrano el amor en donde menos lo esperaban.

Esta historia no es mía es de Jazzy W. espero que les gusto a mi me encanto, yo solo la comparto.

Por cierto ya esta reminada, asi que no las dejare picadas.

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 9: Relaciones

Relaciones

Rosalie miró el montón de ropa tirada sobre la cama, se miró al espejo sitiándose por primera vez pequeña, y no merecedora de lo que mas anhelaba, ¿Podría Emmet solo conformarse con ella?, ya hacia una semana que le había prometido su historia y cada noche el le contaba mas cosas sobre su mundo, cada detalle que había visto en su larga existencia, pero cada hora, cada momento que el compartía Rosalie iba olvidando la intención de aquello, ya no le importaba, por que poco a poco se fue enamorando mas y mas de el, ahora se ponía nerviosa solo de verlo y desear que la besara o que al menos le tocara la mano peor el no hacia nada…hasta ayer.

Ya había hablado de tantas cosas…Un oso me atacó cuando salí a cazar con mi padre, el trató de salvarme pero murió en el intento, cuando el oso vino hacia mi algo mas lo ahuyentó, un vampiro llamado Carlisle me encontró y me convirtió, mucho en parte por la petición de su compañera, ellos nos visitan de vez en cuando, a mi y a mi hermanos…

-¿Recuerdas algo de tu vida humana?-, Emmet sonrió con esos hoyuelos que le recordaban tanto a un niño pequeño para luego ponerse desconcertantemente serio.

-Soñaba con casarme y jugar con mis hijos después de un largo día de trabajo, sonara tonto pero me imaginaba como serian los hijos de Victoria, ella era mi vecina, tenia el cabello rojizo y la piel pálida, unos bellos ojos…muy expresivos…

Rosalie había sentido unos celos enormes de una mujer que había muerto hace años, muchos años antes de que ella hubiera siquiera nacido, creyó que era imposible que Emmet pudiera amar a otra mujer.

...Nunca desee una compañera…es algo...definitivo, no creí sentir esa necesidad de estar con alguien por siempre…hasta…no importa…

Rosalie quería que el confiara en ella, pero ante sus ojos era solo una curiosa, un reportera que quería una historia interesante…no mas, ayer ella lo había entendido, Emmet era su historia, la historia de su vida, sin el a ella no le interesaba nada mas.

-Hoy cambiaremos los papeles…yo seré el entrevistador-, Emmet sonrío mientras Rosalie fruncía el ceño pero asintió.

-¿Qué quieres saber?-, preguntó ella sonriendo

-Todo-, la forma en que lo pronunció hizo que Rosalie cerrara los ojos.

Comenzó a contarle cada momento que recordaba, cada cosa de su vida, triste o alegre y se dio cuenta que ni siquiera cuando miró a su abuela o cuando su hermana se burló de ella frente e la escuela o cuando encontró a Laurent con otra, le dolió tanto como el imaginarse alejándose de el…acabar su "entrevista" he irse.

"¿Soportaras otro rechazo?", Rosalie cerró los ojos, no importaba, debía la menos intentarlo, al menos contarle todo…pues ayer no le había contado lo mas importante, lo que había cambiado su vida, se había enamorada perdidamente de el, quería estar con el siempre, vampira, consorte, no importaba, le daría su vida, su sangre…

Miró de nuevo hacia le montón de ropa, la playera de Emmet estaba doblada después de que la hubiera lavado hace unos días y sin embargo aun no se la regresaba…no podía hacerlo, se la puso sin mas, no ropa interior, no shorts, la playera le llegaba al muslo, Emmet no se daría cuenta hasta que ya no pudiera escapar.

-Rosalie-, la voz de Emmet sonó del otro lado de la puerta, acomodó un poco la ropa y abrió la puerta.

-Hola-, sonrió sintiendo un vacío en el estomago.

-Te estaba esperando en la biblioteca-, Emmet la miró de arriba abajo tratando de recordar el hilo de la conversación.

-Hoy podemos continuar aquí… ¿Te parece?-, el vampiro tragó pero asintió sin mas, se sentó en el sofá mientras Rosalie se sentaba en la cama con las piernas juntas y pasando una mano por su cabello.

-¿Te pasa algo?-, Rosalie negó

-Puedo hacerte una ultima pregunta…para terminar "la historia"-, Emmet abrió alo mas los ojos y apretó tenuemente los puños.

-¿Ya terminamos?-, Rosalie asintió mientras el se recargaba echando al cabeza hacia atrás

-Adelante-, murmuró entre dientes.

-¿Te has enamorado alguna vez…aparte de Victoria…quiero decir como vampiro?-, Emmet la miró mientras Rosalie también lo hacia

-Yo no ame a Victoria…creo que era lo que esperaba en mi vida humana, la que siempre me imaginé como mi esposa, pero amarla-, Emmet ahora lo sabia, no la amó pues ahora conocía lo que era amar, lo que era desear y anhelar si quiera la compañía de esa persona.

-Y como vampiro-, Rosalie insistió mientras el desviaba la mirada

-A que viene esto Rose-, replicó el tenso

-Respóndeme-, dijo ella con la voz algo descompuesta.

-He estado con muchas mujeres-, Emmet aun trataba de alejarse, de no estar totalmente desnudo ante ella, Rosalie desvío la mirada y se limpió una lágrima.

-Eso ya lo se...pero no fue lo que te pregunté-, se levantó yendo hacia el, tenia los ojos cristalinos, Emmet tragó mientras la veía acercarse, lo que no esperaba era que ella se sentara sobre el con sus rodillas sujetando su cintura, pasó sus manos de su pecho hasta su cuello, y se acercó.

-¿Te has enamorado alguna vez?-, Emmet la miró y acarició su cara casi sin pensarlo, Rosalie no esperó respuesta, lo besó lentamente saboreando cada centímetro de sus labios, los labios de el se afianzaron, ahora el exigía, Rosalie sintió su lengua jugar con sus labios y entre abrió su boca para recibirlo mientras Emmet acariciaba su muslos, tenuemente.

-Te amo-, la voz del vampiro sonó a dolor, Rosalie sonrió con las lagrimas, mientras el negaba tenuemente.

-No me hagas esto rubiecita-, ella pegó su frente a la suya mientras el cerraba los ojos.

-¿Qué?-, murmuró ella

-No voy a resistir que te vayas-, Emmet la volvió a besar, importándole poco ya lo demás

-No me voy a ir-, murmuró Rosalie contra sus labios

-No sabes lo que dices-, replicó el mirando mientras ella acariciaba su cabello.

-Lo se…acéptame-, Emmet la volvió a besar con mas fuerza aun sus manos viajaron por debajo de la playera, casi encontró la locura al sentir su vientre y sus caderas, sin ninguna otra prenda, Rosalie gimió cuando sintió su erección, lo abrazó mas fuerte mientras el besaba su cuello.

-¿Olvidarías, tu vida…tu historia…tu sueños?-, Emmet habló a su oído besándolo tenuemente.

-Tu serás mi vida…y mi historia…la mejor de todas, fantástica, misteriosa, increíble e imposible de creer-, le quitó la playera polo y miró su pecho musculoso, recorriendo poco a poco la piel, el volvió a besarla casi con impaciencia mientras ella besaba también su cuello

-¿Estas segura?-, Rosalie paró sus caricias y lo miró a los ojos.

-Quiero ser tu compañera… ¿tu lo quieres?-, Emmet sonrió mientras le besaba tenuemente

-Nunca lo hubiera creído…mi compañera-, pronunció con ensoñación mientras la besaba de nuevo, Rosalie lo abrazó mientras el besaba y lamia su cuello, su vena que palpitaba locamente.

-No tengas miedo-, susurró mientras ella lo abrazaba mas dándole un beso en su cuello.

-No contigo-, Emmet volvió a besarla lentamente mientras sus colmillos se alargaban, el olor de su sangre era solo comparado con el mejor vino.

-Te amo-, murmuró contra su piel mientras sus colmillos se afianzaban a su carne, el cuerpo de Rosalie se estremeció, sus pies se retorcieron y su vientre palpitó mientras Emmet recorría sus piernas hasta su cintura, una mano viajó por su playera hasta llegara a su seno, era la experiencia mas sensual que Rosalie hubiera conocido, su cuello le picaba pero eso también se sentía como el quinto cielo, comenzó a sentirse mas y mas ansiosa, arañó un poco la espalda de Emmet mientras el la sostenía, su estomago se retorció y sus encías picaron, jadeó mientras sentía el sabor de sangre en su boca, oyó murmullos , la respiración de Emmet y la vista se lo nubló mientras su lengua acariciaba …sus ¿colmillos?, gimió mientras las sensaciones la rebasaban, Emmet apretó su agarre y succionó un poco mas mientras con una mano la acercó un poco al cuello de el, Rosalie olió la mejor esencia de su vida, y lo besó sin poder detenerse, pero quería mas, necesitaba mas, clavó sus dientes sin pensarlo mientras Emmet la apretaba mas , el movimiento hizo que se volviera a frotar contra su erección, las manos de ella bajaron hasta los pantalones de el, los desabrochó sin mirara su acciones, mientras seguía bebiendo, la sangre era como el agua… refrescante, como el vino intoxicante y atrayente y como el mas dulce y mas viciosos de los alimentos, como chocolate, como fresas y crema batida.

Emmet se levantó un poco para ayudarla mientras lograba liberar su sexo y sin pensarlo entró en ella, de un solo golpe, sintieron aun mas fuerte el agarre de sus colmillos y se empezaron a mover lentamente mientras Emmet se separaba poco a poco, Rosalie toóo un poco mas mientras Emmet acariciaba su cuerpo y besaba su hombro, sus manos fueron a su clítoris para ayudarla a estimularse aun mas, movió sus caderas bajando y subiendo, moviendo hasta que sintiendo las contracciones del cuerpo de su …compañera, cuando ambos llegaron, Rosalie se separó poco a poco exhausta, alcanzo a besarlo por ultima vez antes de caer en la inconciencia, Emmet sonrió y la llevó hasta la cama, se acurrucó contra ella y le besó la frente tenuemente.

-Descansa mi amor…-

Jasper se recargó en un árbol mientras veía a lo lejos a Alice caminar a unos metros, era estupido y enfermo, lo sabia pero no podía apartarse de ella, aun cuando el le había dicho que no podía ser siquiera su amigo, la vigilaba, le gustaba mirarla era tan tranquilo, tan acogedor, ni siquiera había dañado a nadie en estos últimos días, la miró caminar un poco mas junto al lago que había a unos kilómetros de la casa, …¿Era tan difícil acercarse?, había extrañado tanto su voz, ella prácticamente no hablaba con el….sus hermanos, Rosalie, Bella, ellos eran a los únicos que Alice se dirigía, nadie había dicho nada, pero era típico, nadie decía nada de lo que Emmet y Rosalie hacían todas las noches en la biblioteca o de la extraña relación de Edward y Bella o de …la actitud de Alice.

Caminó unos pasos y se sentó mientras ella se sentaba abrazando sus rodillas, cerca del lago, la miró mientras su cabello aun corto se movía con el viento, su olor llegaba hasta a el…o seria solo su cabeza jugándole una mala pasada.

Aun no lograba sacarse de la cabeza sus palabras…ella quería ser su amiga, le había confiado un secreto una intimidad y el solo se había ido.

-Maldita seas María-, siseó mientras se llevaba sus manos a la cara, miró a Alice mientras se levantaba lentamente y comenzaba a quitarse la ligera chamarra…

Alice sabia que el estaba ahí, siempre lo estaba, eso solo aumentaba el sentimiento de confusión que la embargaba, si la quería lejos por que no la dejaba sola, por que la observaba, bien quería mirar…lo haría, comenzó a quitarse la ropa hasta quedar solo con su sujetador y sus bragas y se metió al lago, la luna alumbraba tenuemente hacia la agua brillante, oscuramente brillosa, estaba fría pero nada que un vampiro no pudiera soportar como una tarde de verano, dejó que el agua relajara sus músculos mientras escuchaba los silenciosos pasos de Jasper.

-No deberías hacer eso-, reprendió tenso, Jasper no había sentido desde hace tanto tiempo esa impaciencia y ese hormigueo en todo el cuerpo

Alice volvió a nadar mientras Jasper podía ver su silueta frente al agua, recorrió de nuevo hasta llegar hasta el.

-¿Qué haces aquí?-, preguntó ella mientras el apretaba los puños.

-Cazaba-, respondió casi de forma automática

Ella se encogió de hombros y comenzó a nadar otra vez mientras Jasper desviaba la mirada.

-Te comportas como un niña, sal de ahí-, gritó mientras Alice volvía frente a el, esta vez no hizo nada, salió sin decirle mas mientras por todo su cuerpo escurría agua, de la cabeza a los pies, Jasper la miró mientras ella se acercaba.

-Déjame sola-, susurró con menos intención de la debida.

-No hagas tonterías-, ella negó y miró el lugar.

-No estoy haciendo nada malo-, Jasper se acercó mientras aun miraba el agua por su cuerpo, su ropa mojada.

-Alguien te puede ver-, la sensación de posesividad era un fuego que lo carcomía lentamente, nadie la vería como el lo hacia ahora.

-No importa-, Alice bajó la mirada incapaz de verlo así tan…complacido observando, tan enojado y tan atrayente a la vez

-Claro que importa…te das cuenta lo que provocas-, siseó mientras la tomaba acercándola a el, mojando su ropa en el proceso, Alice jadeó mientras levantaba la vista sentía su respiración en la cara.

-¿Qué haces?-, preguntó ella con la poca voz que le quedaba, sus manos la quemaban como jamás lo había hecho nada, quería tocarlo

-¿Por qué lo haces?-, murmuró al tiempo aspiraba su perfume mientras su agarre se intensificaba

-No te entiendo-, susurró Alice mirándolo, sus manos le picaban se esforzaba por dejarlas a los lados de su cuerpo.

-Me ignoras…me…deja de sacarme de quicio-, Alice lo empujó mientras por fin la soltaba.

-Tu dejaste muy claro que no me querías cerca-, Jasper se acercó para rozar su espalda.

-Y si no puedo-, Alice cerró los ojos mientras se abrazaba a ella misma.

-No puedes que…-, ella jadeó cuando sintió su aliento rozar su oído.

-Alejarme-, Jasper la giró tenuemente mientras ella lo veía y le acarició la mejilla.

-No soy un buen amigo-, aceptó mientras ella negaba

-No me importa-, Jasper sonrió y se permitió observarla por ultima vez, por primera vez sintió su cuerpo arder como hace mucho años había olvidado la sensación pero no lo arruinaría, ella era demasiado para el, se agachó para recoger su blusa, muy cerca mientras Alice podía sentir su respiración desde su rostro hasta su piernas, tomó la prenda y se la dio, se terminó de vestir y se sentó al lado de el viendo hacia el lago.

-¿Puedo hacerte una pregunta?, Jasper asintió mientras Alice tomaba aire.

-¿Quién te traicionó?-, Alice lo miró mientras el encontraba su mirada parecía haber odio pero también… nostalgia.

-Mi compañera-, Alice sintió su pecho doler, pero se esforzó por no dejar ver nada, al fin de cuentas era solo un amigo…un vampiro tan solo como ella.

-¿Qué paso?-, Jasper movió la cabeza como si no quisiera recordar

-Me traicionó, juntos formamos un pequeño clan de vampiros, a los Vulturi no les gusto, nos ordenaron deshacerlo pero María no estuvo de acuerdo, cuando llegaron para ejecutarnos, ella y su amante me entregaron a los reyes como culpable de todo-, Alice le tocó la pierna mientras Jasper la veía.

-Jamás vi como me usaba hasta que fue tarde-, Alice apretó los dientes.

-¿Por qué no te ejecutaron?-, Jasper sonrió y luego la miró.

-Jamás subestimes una atrición, Peter...su amante comenzó a reclutar gente y se alimentaba de vez en vez, en una de esas ocasiones conoció a su verdadera compañera, le contó todo a Charlotte y volvió para contarle todo a Aro, a petición de ella, lo perdonaron si se unía junto con su consorte a su ejercito y me enviaron por María, era mi cabeza o la suya, si la mataba seria libre, sin unirme a ellos-, Jasper desvío su mirada mientras Alice veía hacia el bosque

-La mataste-, Jasper solo asintió sin más que decir.

-Aun la amas-, el no contestó, Alice se envolvió con sus propias manos mientras el cielo comenzaba a aclarar.

-Vamos…se hace de día-, se levantaron mientras el le tendía la mano, un ligero toque que por un momento los hizo olvidar todo, hasta que ambos estuvieron de pie, Alice se adelantó mientras Jasper contestaba su ultima pregunta…ya sin que ella fuera capaz de escucharlo.

-No…ya no-…

-Cuéntame en que trabajas-, preguntó Edward contra la piel de Bella, besaba toda su espalda mientras ella estaba recostada de lado.

-Soy maestra…me gusta mucho enseñar…que los niños aprendan-, Edward pegó la frente a su hombro y olió su perfume perfecto, su sudor, su sangre, toda ella.

-Los extrañas-, era una afirmación, no una pregunta

-Se extraña a quien se quiere-, Edward besó su nuca, y su cuello mientras una de sus manos acariciaba un seno y la otra bajaba hasta se sexo, Bella cerró los ojos mientras el hablaba a su oído.

-¿Me vas a extrañar?-, Edward no podía evitar preguntar, cada día que pasaba le aterraba la idea de que ella se iría.

-No digas eso-, Bella tomó sus manos con las suyas.

-Jamás podré olvidarte…cerca o lejos de ti-, se giró tenuemente para ver esos ojos tan verdes y hermosos, lo besó en los labios casi con miedo a ese lejos…mientras sus piernas se cruzaban, la luz de la habitación atravesaba la ventana.

-Quédate conmigo-, Edward la abrazó fuertemente no muy seguro si ahora, ese día o para siempre.

-Y a donde crees que me iría...en realidad, no he podido dormir mucho en la noche cierto-, el se rió y la besó hasta llegar a su cuello, le dio un ultimo beso y cerró los ojos mientras la atraía a su pecho, Bella cerró los ojos y se durmió e los brazos del hombre que se había convertido en su mundo…

Bella jadeó al sentir los labios de Edward cerca de su estomago, abrió lentamente los ojos, no estaba segura de que hora era y tampoco le importaba había dormido deliciosamente bien, Edward volvió a besarla un poco mas abajo, mientras ella se retorcía levemente.

-Jamás me voy a cansar de ti…de tu cuerpo, de tu voz-, Bella gimió solo de oírlo mientras el comenzaba a tomarla con su boca, abriendo sus piernas mientras ella tomaba las sabanas y luego los cabellos de el de forma desesperada, se estaba haciendo adicta a la sensación de sus manos en el cabello broncíneo de el.

-Edward…-, jadeó mientras el acariciaba su clítoris con el pulgar, y su lengua se metía en ella, volviéndola loca.

-Vamos hermosa…enloquece-, Edward habló contra su piel mientras Bella se retorcía y gemía, llegando sin ninguna contemplación.

-Buenas tardes-, bromeó el mientras ella sonreía acariciándole la cara, su mano recorrió su pómulo mientras Edward se recostaba contra su cuerpo…bajó sus dedos hasta acariciar sus labios, el besó la yema de su dedo y ella lo metió a su boca mientras se humedecía los labios.

-Te gustaría beber sangre humana de nuevo…-, preguntó ella mientras el seguía jugueteando con sus dedos.

-Solo la tuya-, le miró mientras ella sonreía…

-¿De verdad?-, el se inclinó y besó su cuello.

-Hueles delicioso-, Bella acarició su cabello mientras trataba de encontrar una excusa para detenerlo pero lo estaba deseado, había fantaseado tantas veces con que el tomara su sangre que…

-¡Emmet que demonios hiciste!-, el grito de Jasper hizo que Edward se separara a regañadientes y Bella bufara bajito.

-¿Y ahora que?-, preguntó Edward entre dientes, se puso sus pantalones y su camisa rápidamente y le dio un beso a Bella antes de salir mientras ella comenzaba también a vestirse.

Cuando Edward bajo a la estancia encontró a Jasper encarando a Emmet mientras Alice trataba de jalar del brazo al rubio.

-Es mi vida Jazz-, repitió Emmet mientras Jasper negaba

-Se supone que ellas se irían-, replicó su hermano

-Ella lo decidió…la amo-, Bella bajó quedando a unos pasos de Edward mientras el caminaba hasta sus hermanos.

-Jasper… ¿Qué pasa?-, su hermano lo miró y luego a Bella, gruño y se llevó una mano a la cara.

-La convirtió-, las palabras provocaron un jadeo que hizo a Emmet rodear los ojos.

-Emmet...-, comenzó Edward pero otra voz los paró.

-Yo quería ser su compañera-, Rosalie aun se sentía extraña como si hubiera bebido demasiado, alegre y débil, tenía mucha hambre aunque daba la ligera impresión que no podía comer un sándwich.

Emmet caminó hasta ella y la abrazó.

-Rose… ¿Estas bien?-, Bella preguntó, una punzada de celos la invadió, ellos se amaban, iban a estar juntos por siempre…ella aun no podía ni pronunciar en voz alta lo que sentía por Edward.

-Si…me siento algo…hambrienta-, Emmet se rió y le besó el cuello.

-Puedo tomar algo de sangre de la reserva-, habló Jasper tenso

-Solo hasta que pueda alimentarte de mi de nuevo-, le murmuró Emmet mientras ella lo besaba casi íntimamente, Edward carraspeó mientras Alice los miraba con una risita.

-Tranquilos…yo lo amo…lo único que quiero es estar con el-, todos asintieron mientras Emmet llevaba a Rosalie a la cocina, unos pasos mas y se giró.

-Esta noche iremos a celebrar mi boda-, Jasper iba a comenzar a replicar pero Emmet ya había desaparecido…

-Otra noche larga-, murmuró mientras Alice volvía a reírse seguida de Bella

Edward miró a Bella y esta le sonrió mientras Jasper subía las escaleras y Alice iba hacia la cocina, tal vez Rosalie necesitara algunos consejos.

Bella se inclinó y besó su mejilla.

-Quizás esta noche puedas probar…solo un poco-, Edward sonrió mientras ella se dirigía hacia su recamara, aun no estaba segura a donde iba su vida, pero desebaba esa experiencia, sentir sus dientes en su carne…solo una vez…por ahora.

 _____________________________________________________________

Muchisimas gracias JassCullen por ser la primera en dejar tu comentario y votar, te prometo no dejarla incompleta.

este ca´pitulo es dedicado para ti. RECOMIENDALA

Nos leemos chicas, voten y dejen sus comentarios . Nos leemos chicas AcinSwan

Capítulo 8: Ceder Capítulo 10: Más que Deseo

 
12748071 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 9860 usuarios